EFEHuelva

El Ayuntamiento de Cartaya (Huelva) ha aprobado en pleno extraordinario la moción de censura registrada por el PSOE, Adelante Cartaya-Izquierda Unida y Ciudadanos contra el actual alcalde, Manuel Barroso (PP), que gobernaba desde mayo de 2019 gracias a los apoyos de ICAR y la formación naranja.

La aprobación de la moción ha convertido en alcalde al hasta ahora concejal y portavoz municipal socialista, Alexis Landero, el cual se comprometió la semana pasada a dar "un paso al lado" para que prosperase la moción.

Ese paso, según reveló IU, será "dimitir y entregar su acta de concejal" -se desconoce cuando-, iniciándose el proceso de elección de una persona que ocupe la alcaldía sin tener vinculación alguna con las situaciones de presunto soborno de las que Landero ha sido denunciado por cohecho continuado por Barroso en los tribunales.

Como su sustituta se ha hablado de la actual concejala y senadora socialista Josefa González Bayo, si bien el pasado viernes el alcalde de Cartaya presentaba una denuncia contra ella por un delito de prevaricación después de que no tramitara denuncias medioambientales contra familiares directos en los años que ocupó el cargo de delegada provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, por lo que se desconoce, por el momento, si se mantiene esa posibilidad.

Durante su discurso, Landero, tras mostrar su satisfacción por la aprobación de una medida que va a suponer que haya "una Cartaya mejor" y avanzar las 16 medidas iniciales en las que trabajará este nuevo Gobierno, ha criticado la actitud que el ya exalcalde, Manuel Barroso, ha mantenido estos días contra su persona "vertiendo acusaciones contra mí de forma malintencionada", en relación a la denuncia por cohecho.

Una denuncia que basa en "grabaciones falsas y manipuladas que han sido ocultadas durante más de cinco años a la Fiscalía y al Juzgado"; "de existir algún delito", ha dicho a Barroso "usted es cómplice"; asimismo tras apuntar que "si quería hacer daño personal lo ha conseguido, me lo ha hecho a mí, a mi familia y a mi partido" y ha anunciado que va a presentar una denuncia contra el exalcalde por coacciones y amenazas.

La moción fue presentada el pasado 22 de junio con el objetivo de "dar paso a un nuevo gobierno municipal que, con un respaldo más amplio que el actual los retos que tiene ante sí el municipio como consecuencia de la pandemia de la COVID-19".

Justificaban la presentación de la moción en "la situación de inestabilidad e ingobernabilidad" que había en estos momentos en el Ayuntamiento de Cartaya, donde la alcaldía la ostentaba el representante de una formación política con sólo tres concejales -PP- y sin el apoyo mayoritario de la corporación, ya que solo contaba con el de los cinco concejales de ICAR.

Desde hoy el Gobierno municipal está respaldado por los siete concejales del PSOE, el de IU y el de Ciudadanos.