EFEHuelva

El sector de cerco del Golfo de Cádiz podrá capturar finalmente está temporada hasta alrededor de 2.500 toneladas de sardina, después de que los gobiernos de España y Portugal hayan logrado que Europa duplique el tope máximo inicialmente establecido para las aguas ibéricas.

De esta forma, las 84 embarcaciones que componen el sector afrontan con más optimismo los meses de julio y agosto para los que habían concentrado el volumen de capturas para sacar mayor rentabilidad a las capturas, pues, la sardina, junto con el boquerón, son las dos especies a las que estos pescadores sacan más beneficio.

Pese a que no es el volumen reclamado, fuentes del sector han mostrado a Efe la satisfacción por que se haya logrado dicho aumento, que supone una media de unas 30 toneladas por embarcación, que esperan vaya acompañado de buenos precios.

Inicialmente la cuota total de capturas para este 2020 era de 1.240 toneladas de sardina, lo que suponía un incremento del alrededor del 20 % respecto al 2019, que ahora se sitúa casi en el 40 %.

La propuesta ahora aprobada por Europa viene avalada por la nueva evaluación científica disponible, publicada por el Consejo Internacional para la Explotación del Mar (ICES), que confirma que la biomasa de la población de sardina ibérica ha experimentado un importante incremento.

Dicho estudio demuestra que las medidas de gestión y los esfuerzos realizados en los últimos años están cumpliendo los objetivos marcados.

Para la pesquería del 2020, la aplicación de la regla de explotación supone, dentro del acuerdo de reparto entre ambos países, una cantidad disponible para la flota española de 6.400 toneladas, el doble de la prevista al inicio de la pesquería.