EFESevilla

Agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil han detenido a un hombre de 41 años como autor de distintas explosiones para robar en al menos siete cajeros automáticos de distintas entidades bancarias de municipios de la provincias de Sevilla y Huelva.

En la investigación, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, los agentes averiguaron que el autor de estos hechos empleaba sustancias explosivas e incendiarias que fabricaba de forma casera y que, aunque utilizaba productos de fácil acceso y aparentemente poco peligrosos, tras su manipulación llegaban a alcanzar gran potencia, aumentado el peligro no solo al usarlo, sino también al fabricarlo, transportarlo y almacenarlo, debido a la alta inestabilidad de los componentes.

El ahora detenido provocaba explosiones con estas sustancias y de esta manera ha causado graves daños en las entidades bancarias que intentaba robar, inutilizando por completo los cajeros automáticos.

Los hechos se remontan a principios del año actual, cuando comenzaron a producirse en distintas localidades de la provincia de Sevilla, explosiones e incendios en cajeros de entidades bancarias.

El ladrón actuaba con independencia de que se trataran de cajeros interiores o exteriores y de su situación, llegando a realizar dichos actos, en horario diurno y en calles peatonales, con el consiguiente peligro para las personas que transitaban por el lugar.

Iniciada la investigación por el Equipo de Policía Judicial de Osuna (Sevilla), la denominada "Operación Polbe, adquirió una gran relevancia, debido a que el autor de los hechos demostraba cada vez más perfección en la realización de los distintos robos, causando explosiones e incendios cada vez más violentos.

La Guardia Civil puso todos los recursos disponibles para localizar a esta persona a pesar de que la investigación ha sido sumamente complicada debido al enorme celo que ponía el autor para evitar ser descubierto.

Finalmente, durante la madrugada del pasado 12 de mayo, se localiza a esta persona en Paradas (Sevilla); en el momento de su detención, el supuesto autor, J.P.B, fue sorprendido con todo tipo de artefactos para provocar la explosión de su próximo objetivo, que no pudo consumar debido a la rápida actuación de los agentes.

Fue necesaria la intervención del Grupo de desactivación de Explosivos de la Guardia Civil de Sevilla, grupo que ha apoyado durante toda la investigación, así como la intervención de especialistas del grupo Cinológico de la Guardia Civil con sus perros especializados en la detección de explosivos.

El detenido ha sido puesto a disposición de la Autoridad Judicial, poniéndose fin a una situación de alarma social que se había generado entre las distintas localidades afectadas por la gravedad de los hechos acaecidos.