EFEHuelva

La Fiscalía de Huelva ha rebajado de cuatro a dos años la petición de cárcel para F.C.M, el vendedor que se encuentra en prisión por apuñalar el pasado día 7 al subinspector jefe de la Policía Local de Punta Umbría (Huelva) en el marco de una intervención contra la venta ambulante ilegal.

Lo ha hecho en las conclusiones finales del juicio que contra él y los otros dos acusados por su participación en estos hechos -su hermano M.C.M. y M.P.V., el bañista que obstaculizó la labor policial- se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal 1 de Huelva.

Un sesión en la que los tres acusados han reconocido los hechos que se le imputan y en el que los dos hermanos, además, han mostrado su arrepentimiento; esta actitud ha motivado que ninguna de las partes haya realizado pregunta alguna a ninguno de ellos, procediendo únicamente a tomar declaración a los testigos.

A la hora de elevar a definitivas sus conclusiones, la Fiscalía, con la conformidad de las defensas, ha rebajado la petición de pena para F.C.M. de cuatro a dos años de prisión por el delito de lesiones en concurso ideal con el atentado a agente de la autoridad; por cada uno de los cuatro delitos leves de lesiones la pena ha pasado de 2 meses de multa con cuota diaria de 6 euros a un mes de multa a cuenta de tres euros diarios.

Ello, después de haberle aplicado la atenuante de reparación del daño puesto, ya que los tres acusados ya han depositado en la cuenta del Juzgado el dinero que se les solicita en concepto de responsabilidad civil, y, en el caso de este acusado en concreto el que cuente con una minusvalía reconocida que afecta a sus capacidades cognitivas y volitivas.

Para M.C.M., el fiscal ha reducido su petición de pena de cárcel por un delito de atentado a la autoridad de un año y seis meses a seis meses y la multa por tres delitos leves de lesiones en la misma forma que a su hermano.

Para el bañista se rebaja la multa por un delito de resistencia a la autoridad de 2.200 a 540 euros y no se le imputa por el delito leve de lesiones a un agente.

La acusación particular por su parte ha mantenido todos los pronunciamientos contra los acusados, entre ellos la pena de cinco años de prisión para F.C.M., así como las accesorias de prohibición de entrar en Punta Umbría y acercarse al agente y sus familiares durante cinco años.

Los hechos tuvieron lugar el 7 de agosto sobre las 13:45 horas cuando dos agentes de la Policía Local apreciaron cómo varias personas se estaban dedicando a la venta ambulante sin la debida autorización, iniciándose una trifulca que acabó con M.C.M. forcejeando e insultando a los agentes y con F.C.M. abalanzándose sobre el subinspector jefe de la Policía Local portando una navaja con la que le propinó varios cortes y puñaladas.