EFECórdoba

El incendio forestal que tuvo lugar en 2017 en el Parque Natural de Doñana, que arrasó 8.500 hectáreas y destruyó el hábitat de un grupo de linces ibéricos, supuso alrededor de 300.000 euros de pérdidas en materia de biodiversidad.

Un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) ha elaborado el estudio para poner cifras al impacto de un incendio forestal sobre especies emblemáticas usando como ejemplo los de Doñana y la Sierra de Segura en 2017.

La investigación se ha realizado teniendo en cuenta el dinero invertido en programas de conservación y protección de las especies afectadas y mediante la realización de encuestas para estimar la cantidad que la población estaba dispuesta a pagar para protegerlas.

En el incendio de Doñana, donde murió un lince ibérico y un grupo de ellos perdió su hábitat por completo, las pérdidas económicas se estiman entre los 209.619 y los 295.838 euros, si se tiene en cuenta el dinero invertido en el programa de conservación, y los 295.838 y 322.733 euros en relación a la cantidad que está dispuesta a gastarse la ciudadanía para la conservación de especies.

El estudio forma parte de un proyecto para crear una herramienta de evaluación económica de incendios forestales (Visual Seveif) en la que se tienen en cuenta los recursos tangibles, aquellos que tienen precio de mercado, pero también recursos intangibles como la fijación de carbono o la biodiversidad.

El equipo de investigación también ha trabajado para incorporar a la evaluación económica la variable de ocio y turismo, es decir, el valor paisajístico que tiene el bosque y su valor como lugar de recreo.

El proyecto, que comenzó en 2010, concluye con la inclusión de las variables de biodiversidad y de ocio y turismo en la herramienta, aunque ellos no se cierran a estudiar nuevas variables.