EFEHuelva

El torero David de Miranda tiene la mirada clavada en la Feria de San Isidro, donde confirmará alternativa buscando resurgir en una profesión de la que a punto estuvo de retirarse en 2017 a causa de un gravísimo percance en Toro (Zamora).

La ilusión de un joven onubense, de 25 años, que, como reconoce en una entrevista con EFE: "Este año es clave para relanzar mi carrera.

Pregunta (P): ¿Cómo fueron sus comienzos en el mundo del toro?

Respuesta (R): La afición me viene de mi tío José Ramos Huelva, que es ganadero de aquí de Trigueros. Desde muy pequeño mis padres se iban a la playa y a mi hermano y a mi nos tiraba más el campo, el ganado, y gracias a él me viene la afición y allí dí mis primeros muletazos.

Primero empecé haciendo recortes, jugando con becerras, al no haber escuela taurina en Huelva, tuve que esperar al 2011 cuando crearon el certamen "Huelva busca un torero", y ahí fue donde empezó mi carrera, en ese certamen del que fui triunfador.

P: Llegaste al certamen simplemente con la ilusión de ser torero.

R: En aquel momento no sabía torear, no tenía técnica, sólo con las ganas y la ilusión del chaval que empieza conseguí que los profesionales de Huelva se fijasen en mí.

P: En aquella época ya sorprendía e impactaba su valor. ¿Esa cualidad ha sido el eje principal de su toreo?

R: A mí no me gusta decir que tengo valor porque lo paso mal, paso miedo y mucha responsabilidad. Soy una persona que me siento muy responsable, que cuando salgo a la plaza sé a lo que salgo, y eso me hace pasarlo mal. Sí, es cierto, que me dicen que tengo valor, pero no me considero un dechado de valor, creo que tengo algunas virtudes e intento conjugarlas para que vaya la cosa bien.

P: ¿Cuál es el primer recuerdo como aficionado taurino? Ese torero que le impresionó.

R: Hay toreros que admiro muchísimo, y hay hoy en día grandes figuras del toreo, que para mí todos son espejos y me miro mucho en ellos. En mis comienzos recuerdo en casa de mi tío, de muy niño, cuando Perera se encerró con seis toros en Madrid. Esa tarde me impactó mucho.

P: Cuando toreaste en Colombinas la novillada sin picadores, en una entrevista aseguró que su objetivo era ser figura del toreo. ¿No ha cambiado nada tu idea en estos años?

Todo chaval cuando empieza su meta es ser figura del toreo, pero cuando se dice se es consciente de las dificultades y que solo lo consiguen los elegidos. El tiempo te hace madurar, lo veo desde otra perspectiva, siempre con la misma meta en el horizonte, pero también marcándome objetivos a corto plazo, de cada corrida de toros, no mirar más allá de la próxima.

P: Sin ahondar mucho en el percance de Toro, ¿en qué le ha cambiado personalmente?

R: Los toreros somos conscientes de que nos jugamos la vida, y los percances pasan. Hago una lectura positiva de todo esto, me hizo madurar. Fue un año de recapacitar, no tenía más remedio que parar, y fijarme en muchos toreros, ver muchos vídeos y también lo más importante, para disfrutar mucho más que antes en cada muletazo.

P: En la tarde de su reaparición en Huelva, muchos tenían reservas de tu estado tras el percance. Pero se le vio más pausado que nunca, casi toreando más para usted ¿Fue el David más auténtico?

R: Fue lo que quise transmitir, que toreaba y que lo hacía por mí. Disfrutando de cada instante de la tarde. Fue un cúmulo de sensaciones muy emotivas para mi y me mentalicé para torear para mi y las personas que habían estado a mi alrededor en esos meses, y también por Huelva, que me ha visto crecer como torero, y donde se ha forjado toda mi carrera.

P: En pocos días hace el paseíllo en Palos. ¿Con ganas de empezar la temporada?

R: Muy ilusionado con el próximo día 13, porque son un cúmulo de circunstancias que hacen que sea un cartel muy rematado, me juego mucho en esta temporada y hay que salir apretado, a darlo todo para que salgan las cosas bien y que tenga su repercusión a nivel nacional.

P: Y después Madrid, sin nada entre las dos tardes.

R: Son meses de pocas ferias, hay poco toro. Ahora me centro en Palos, y cuando pase, con todos los sentidos pensando en Madrid.

P: Una tarde de confirmación soñada, con Juli y Paco Ureña. Cuándo le nombran Madrid, ¿Es mayor la responsabilidad o la ilusión?

R: Son las dos cosas. Es muy difícil entrar en Madrid en San Isidro, más aún en un cartel tan rematado. Es una oportunidad que tengo que aprovechar, y eso hace que vaya responsabilizado, porque hay bastante de mi carrera en juego. No solo esta temporada, sino las venideras dependen de esta tarde y ojalá que me pueda mostrar como torero.

P: ¿Cómo crees que puedes sorprender a la afición de Madrid?

R: No me gusta hablar de mí, pero me voy a mostrar ante Madrid como un torero con toda una carrera por delante, con toda la ilusión por encontrar mi hueco en este mundo y ojalá sea en este 24 de mayo, que pueda lanzar mi carrera.

P: Tienes un pueblo entero apoyándote, Trigueros, que te acompaña a todas las plazas donde toreas, ¿es importante también el aliento de los tuyos?

R: Es muy bonito lo que he vivido desde mis inicios, con la gente del Trigueros. Me siento muy querido no sólo aquí en Trigueros, también en Huelva. La verdad es que no es fácil tener el apoyo de tanta gente detrás, hace que vaya más ilusionado y la gente me muestra su ilusión y las ganas de venir a verme.

Carlos Arroyo