EFEMadrid

"No pretendo, ni quiero, ni debo, ni puedo acabar nunca mi obra", decía Juan Ramón Jiménez, quien simplemente interrumpía el proceso creativo en un punto inexacto, tal y como hizo con "Espacio", un poema en prosa al que dedicó trece años y que ahora se edita acompañado de las ilustraciones de Juan Gómez Macías.

Cuando el editor Pedro Tabernero leyó el poema creó una colección a su medida, incapaz de renunciar a su publicación "por tan remediable obstáculo", tal y como cuenta en el libro. De ahí surgió "Un gozo en mi pozo", una recopilación que ha arrancado con "Espacio" ( y que quiere continuar con otras obras similares de difícil catalogación que se acompañarán también de imágenes.

El poema está estructurado en un solo bloque sin puntos y apartes, donde las ideas se encadenan gracias a frases repetitivas que funcionan como la amalgama del mar de ideas por el que navega el autor a lo largo de las tres partes en las que dividió la obra, que empezó a escribir en Miami en 1941 y terminó en Puerto Rico en 1954.

Para acompañar estas reflexiones del Premio Nobel de Literatura en 1956 con "Platero y yo", se incluyen las ilustraciones de Juan Gómez Macías, quien para Tabernero es "el mejor pintor de la esencia juanramoniana" y que ya había colaborado en publicaciones literarias en poemarios como "Navegación a vela" (2001) o "Partituras de la brisa" (2005).

Al texto íntegro del poema y sus correspondientes imágenes se añaden los textos de José Manuel Caballero Bonald, Jaime Siles, Alfonso Alegre y José María Naharro, que reflexionan sobre la modernidad de una obra que Naharro considera que "se eleva en busca de la intensidad etérea, frente a la constricción terrenal".

Tabernero es el responsable de varias colecciones literarias, como "Poetas y Ciudades" o "Qué dulce brutalidad".