EFEHuelva

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha resuelto ayudas a las Organizaciones de Productores Pesqueros de Andalucía (OPP) por valor de 2,1 millones de euros, lo que supone “la mayor cuantía concedida históricamente en la comunidad a estas organizaciones”.

Así lo ha destacado hoy la consejera, Carmen Crespo, a través de un comunicado, en el que además ha señalado las principales novedades de la convocatoria.

Entre otras, la incorporación de numerosas actuaciones subvencionables para la regeneración del medio ambiente marino, “reflejo de la apuesta por la sostenibilidad del sector pesquero andaluz”.

De estos planes, sobresalen los dirigidos a mejorar el medio marino, a través de la recogida y clasificación de basuras marinas o las que buscan mejorar la selectividad de las artes de pesca.

Asimismo, Carmen Crespo ha resaltado la importancia de apoyar las iniciativas de las OPP destinadas a promover la participación de la mujer en el sector pesquero, así como que estas ayudas, ya resueltas por la Junta, “van a permitir mejorar la comercialización mediante campañas dirigidas a la promoción de sus productos, la realización de jornadas gastronómicas y la participación en ferias del sector alimentario y pesquero”.

Las distintas líneas de ayudas a las Organizaciones de Productores Pesqueros de Andalucía contemplan, igualmente, subvenciones para la mejora del etiquetado para su diferenciación en los mercados, para actuaciones en materia de formación y para estudios dirigidos a mejorar la calidad, presentación y conservación de los productos pesqueros.

Algunos de estos estudios se realizan con la participación de organismos científicos, como es el caso de los del alga invasora ‘rugulopteryx okamurae’.

Andalucía cuenta con un total de diez Organizaciones de Productores Pesqueros, que están inscritas en el correspondiente registro para su reconocimiento por la Comisión Europea.

Se trata de entidades en las que pueden agruparse los productores del sector pesquero y acuícola con el objetivo primordial de constituirse en un mecanismo para la estabilización de los mercados mediante su intervención en la oferta y demanda, a fin de garantizar la renta de los productores, profesionales de la pesca y la acuicultura.