EFEHuelva

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha afeado hoy al empresariado español que no sea corresponsable a la hora de afrontar la crisis económica generada por la inflación, la guerra y los precios y "haya decidido que su coste lo tengan que asumir en exclusiva las clases populares, los trabajadores".

En declaraciones a los periodistas en Huelva antes de participar en una asamblea de delegados, Sordo ha señalado que durante la pandemia "si por algo se caracterizaron las políticas económicas y laborales en España fueron por la palabra corresponsabilidad".

Entonces, "por primera vez en la historia de nuestras crisis económicas, una docena de acuerdos sociales y una intensa intervención pública con miles de millones de euros provocó algo que nunca había sucedido en nuestro país y es que la economía cayera mucho más de lo que cayó el empleo, particularmente en 2020".

Sordo ha indicado que esta corresponsabilidad es "la que estamos echando en falta en estos momentos; el empresariado español y andaluz ha decidido que el coste de la inflación, el coste de la guerra, de los precios, los suman las clases populares de este país en exclusiva los trabajadores y las trabajadoras".

En relación con los datos que sobre la inflación, ha indicado que "lo más relevante no es el del índice general de la inflación que tiene que ver fundamentalmente con la evolución de los precios de la energía, carburantes y alimentos, sino la inflación subyacente, aquella que descuenta los precios energéticos y los productos frescos, que se ha elevado casi hasta el 5 %".

"Esto quiere decir que más allá del precio del gas, el petróleo y las materias primas las empresas están repercutiendo el incremento de los costos al consumidor final, están salvaguardando sus beneficios y excedentes a costa de encarecer la cesta de la compra".

Ante esta actitud de falta de corresponsabilidad por parte del empresariado, por parte de la CEOE, los sindicatos han planteado "una estrategia de movilización en los convenios colectivos" al entender que "hay que garantizar el mantenimiento del nivel de compra de los salarios en este 2022 y en los dos próximos", ha dicho.

"El Gobierno tiene la política fiscal y no puede permanecer impasible en un momento en el que la CEOE se niega a suscribir acuerdos que garanticen el poder adquisitivo. Y si las patronales no se avienen a firmar los convenios colectivos el Gobierno tiene que intervenir con la política fiscal", ha subrayado.

Ha puesto como ejemplo que "con que hubiera un tipo mínimo efectivo en el impuesto de sociedades del 15 % sobre el beneficio contable nuestro país podría recaudar en un año entre 5.000 y 8.000 millones de euros. Con ese dinero se podría habilitar una prestación temporal para que las rentas más bajas de nuestro país puedan hacer frente al incremento de precios que tendría un coste únicamente de 2.800 millones de euros su se le entregaran 300 euros a 9,5 millones de españoles que no llegan a los 1.000 euros".