EFEHuelva

UPA Huelva ha calificado hoy de "impropias e inaceptables" las medidas habilitadas por el gobierno de Marruecos para el retorno de sus súbditos, ya que "dejan atrapadas" en Huelva a las 7.100 trabajadoras del contingente de contratación en origen que aún permanecen en la provincia pese al fin de la campaña.

En un comunicado, la organización agraria ha lamentado que "las facilidades de acceso" que da Marruecos a estas mujeres sean "retornos en avión negociados de forma exclusiva por la Royal Air Maroc y traslados en ferry solo desde Francia e Italia, además de asumir el pago cada trabajadora de un test PCR y serológico en las 48 horas anteriores al traslado".

Consideran que se trata de "todo un despropósito que parece que tuviera la intención de impedir la vuelta con sus familias y seres queridos".

Desde UPA Huelva pueden entender que haya una "apertura controlada" en lo sanitario, pero el procedimiento aprobado es "poco coherente y deja de lado a las trabajadoras de la campaña agrícola de Huelva".

"Las medidas adoptadas por Marruecos son o un despropósito fruto de una mala toma de decisiones o se han tomado de forma intencionada con un carácter disuasorio que afecta directamente a las trabajadoras del contingente en la provincia de Huelva, dado que el sistema dificulta hasta el extremo los medios para su retorno", han remarcado.

Entienden que "es absurdo hacer recorrer a una trabajadora aproximadamente 1400 Km hasta el puerto de Sète en Francia para luego volver a Marruecos, cuando podría tomar un ferry a 280 o 290 Km dependiendo si lo hace en el puerto de Algeciras o Tarifa con mejores condiciones de seguridad sanitaria" y "especialmente sangrante, además, lo relativo a los tests PCR y serológicos exigidos, dado que si se hiciera el desplazamiento desde los puertos mencionados y no desde Francia, podrían contar con la posibilidad del gobierno Andaluz que ya se ofreció a realizar tests PCR de forma gratuita".

Por otra parte, han apuntado que la situación "deja con mucha incertidumbre" a los agricultores, que constata como la actitud de Marruecos repercute en ellos ya que "siguen prestando alojamiento gratuito y atención a las trabajadoras en un momento en el que ya deberían haber vuelto, con la responsabilidad que ello conlleva"; al tiempo que "existe un daño emocional directo a las trabajadoras, que quieren retornar a su país".