EFEGranada

Una investigación desarrollada por el centro de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo) de Granada y la unidad oncológica del Hospital Universitario de Jaén ha demostrado que el aceite de oliva podría tener propiedades preventivas frente al cáncer de mama triple negativo.

La investigación, de la que ha informado la Junta en un comunicado y cuyos resultado ha publicado la revista internacional European Journal of Nutrition, se ha realizado con distintas líneas celulares in vitro de la enfermedad y ha servido para comprobar que el hidroxitirosol actúa directamente sobre las células madre cancerígenas.

Se trata de las células responsables de las recaídas metastásicas tumorales, reduciendo su número y la facultad para generar más células de este tipo.

El grupo de investigación de la Unidad de Gestión Clínica de Oncología Médica de Jaén, dirigido por el doctor Sergio Granados, ha logrado identificar propiedades quimiopreventivas en el hidroxitirosol, un componente del aceite de oliva virgen extra y de las aceitunas de mesa.

Este hallazgo convierte a este compuesto en un candidato a ser investigado como una terapia alternativa dirigida para el cáncer de mama triple negativo (CMTN), uno de los más agresivos.

Los investigadores han demostrado que este compuesto disminuye tanto la agresividad como la capacidad migratoria e invasiva de las células tumorales de este tipo de cáncer, y por tanto su potencial metastásico.

Este tipo de cáncer de mama que se caracteriza por una baja tasa de supervivencia, una alta proliferación y heterogeneidad de las células cancerígenas, presenta una alta probabilidad de metástasis y suele conllevar resistencia a los medicamentos.

El hidroxitirosol tiene propiedades antioxidantes y en la naturaleza se encuentra presente en el olivo, con mayor concentración en las hojas, el aceite de oliva y en las aceitunas de mesa.

Los resultados de este estudio son el paso previo para testar el hidroxitirosol en modelos animales xenógrafos derivados de pacientes con CMTN.

Asimismo, esta investigación es la base de un ensayo clínico que estudia los efectos del hidroxitirosol en la prevención del cáncer de mama en pacientes de alto riesgo que se está realizando en el hospital Houston Methodist Hospital de Houston (Estados Unidos), en el que colabora el doctor Granados.