EFEJaén

El responsable de apicultura en COAG Jaén, Tomás Torralba, ha calificado hoy de buena noticia y "de justicia" la aprobación ayer por parte del Consejo de Ministros de un decreto que modifica la normativa vigente sobre calidad de la miel en lo relativo a su etiquetado, una reivindicación impulsada por esta organización desde hace casi una década.

La nueva normativa establece que cuando una miel se haya elaborado a partir de mieles de distintos países, se deberán indicar en el etiquetado el listado de los lugares de origen donde se haya recolectado.

"Se trata de una antigua reivindicación de COAG, que fue la impulsora de la misma", asegura en un comunicado el responsable de apicultura de COAG Jaén.

Recuerdan que llevan años denunciando la falta de transparencia de la normativa española, que permitía a los operadores etiquetar mieles de fuera de la UE como "mezcla de mieles UE-no UE" sin indicar los países en los que las mieles fueron recolectadas, o etiquetar como "mezcla de mieles no UE" sin indicar si la miel comercializada provenía de China, Ucrania o Argentina.

Con el nuevo real decreto las mieles deberán llevar en la etiqueta si es 100 % española, o en el caso de que lleve mezclas el país o países de procedencia de la miel, colocando por orden el país de donde procede el mayor porcentaje de esa miel, aunque no se permite concretar el porcentaje porque iría en contra de la ley de la competencia europea.

Se trata de una reivindicación básica, según COAG, tanto para el consumidor que tendrá más información de la calidad del producto que adquiere, como para el apicultor español, que con una miel de gran calidad, podrá diferenciar sus producciones frente a las de otros países.

Las reivindicaciones han sido continuas durante los últimos años, con protestas ante el Ministerio de Agricultura, el Parlamento andaluz, o grandes centros comerciales, ante la preocupación del sector.

Los apicultores veían como las importaciones provenientes de terceros países, que no están sometidas a los altos estándares de calidad y sanidad exigidos a nuestros productores, eran crecientes y las rutas de entrada a España cada vez más complejas, aumentando en gran cantidad las importaciones de miel de china de dudosa calidad y bajo precio.

Aún queda camino por recorrer, según los apicultores, con reivindicaciones como el que la norma se haga extensiva a toda Europa, para evitar que en otros países se mezclen mieles sin la exigencia de este etiquetado y se vendan así en España de forma legal.

También consideran conveniente poder añadir en la etiqueta si se trata de mieles que han pasado por un proceso de pasteurización o no.

La apicultura es una actividad ganadera sostenible integrada plenamente en el medio rural, que alcanza un gran valor para el desarrollo rural de toda la provincia de Jaén, donde se elabora miel de gran calidad.

En la provincia se localizan alrededor de 36.000 colmenas de las que aproximadamente 21.000 se encuentran en la zona de la comarca de Andújar, y trabajan un centenar de apicultores. EFE

1010305

abs/jrr