EFEJaén

La Federación Española de Ajedrez ha suspendido los campeonatos de España relámpago y rápido para evitar riesgos con la COVID-19 debido a que tenía que trasladar a los jugadores a Úbeda y Jaén, sedes elegidas para disputar un torneo con una media de unos 100 jugadores en cada modalidad.

El organismo, en un comunicado, entiende que es la mejor decisión "debido al formato tan complejo de las competiciones", pero no renuncia "a realizar un acto promocional de ajedrez en Úbeda y Baeza", asegura Javier Ochoa, presidente de la Federación Española.

El dirigente, por el contrario, se muestra satisfecho de que se puedan celebrar los otros campeonatos de España y afirma que "se ha conseguido con un protocolo consensuado con el Consejo Superior de Deportes y el Ayuntamiento de Salobreña, localidad granadina que acoge los torneos en las categorías de 8, 10, 12, 14, 16 y 18 años".

Así, Ochoa estima que desde mitad de julio hasta el 20 de agosto competirán unos 500 jugadores en Salobreña, "una cifra excelente y que demuestra que los jugadores tenían ganas de volver a competir en torneos nacionales".

El presidente destaca que las medidas sanitarias para garantizar la seguridad de los participantes, los jueces, técnicos y los organizadores "han sido acertadas y se están cumpliendo a rajatabla por todos".