EFEMálaga

La Guardia Civil ha desarticulado en la localidad malagueña de Ronda un grupo criminal de origen holandés dedicado al cultivo y el transporte de marihuana hasta Alemania y Holanda.

En la operación, denominada Quizenza, han sido detenidas ocho personas por delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico, según ha informado la Guardia Civil

La investigación se inició el pasado octubre cuando los agentes interceptaron en Ronda un vehículo de alquiler que transportaba 82 kilogramos de marihuana.

Los agentes pudieron comprobar que esta organización poseía varias plantaciones en una vivienda de lujo situada en una exclusiva urbanización de la provincia de Cádiz que les permitían obtener grandes cantidades de marihuana.

Esta red había creado una sociedad ficticia en España y simulaba realizar transacciones comerciales de compraventa de alfalfa con empresas de Alemania y Holanda.

Una vez que obtenían la marihuana, la envasaban al vacío en bolsas de un kilogramo, recubriéndolas con varias capas de aislamiento para que no se detectase su olor y lo marcaban con logotipos de la empresa y con etiquetas de la supuesta alfalfa que contenían.

En los transportes tomaban todo tipo de medidas de seguridad para evitar ser detectados, utilizando vehículos lanzadera, y ocultando la droga en palés con alfalfa real.

La droga era trasladada en furgonetas desde los lugares de producción hasta una nave de la empresa ficticia situada en Madrid y desde allí la transportaban en camiones hasta su destino final en Alemania y Holanda.

El pasado marzo fue interceptado uno de los transportes con destino a Holanda en cuyo interior fueron localizados 166 kilogramos de marihuana ocultos entre la mercancía.

En el transcurso de esta operación fueron intervenidos 248 kilogramos de marihuana y han sido desmanteladas tres plantaciones interiores y una exterior con 1.045 plantas.

Además han sido incautados vehículos de alta gama, numerosas piezas de joyería, una embarcación, una moto de agua, material informático y diversa documentación.

De los ocho detenidos la autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión de dos de ellos.