EFETotalán (Málaga)

La galería horizontal que están realizando mineros asturianos para rescatar a Julen, el niño de dos años que cayó a un profundo y estrecho pozo en Totalán (Málaga) el pasado día 13, ha alcanzado casi los dos metros, la mitad de la longitud necesaria para llegar hasta donde se supone que está el pequeño.

El presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Francisco Delgado Bonilla, ha explicado a los periodistas que por ahora la operación discurre dentro de la normalidad y ha destacado que pese a la dificultad del trabajo y la dureza extrema de las rocas todo va bien en un rescate que ha calificado de "inédito, con decisiones complicadas en tiempo récord".

Delgado Bonilla ha recordado que los mineros se están jugando la vida y ha indicado que los primeros que tienen que conocer los avances de los trabajos son los padres de Julen, que están en continúo contacto con los psicólogos.

Ha indicado que están atentos a cualquier incidencia o necesidad y que no están "escatimando en nada. Todos los bomberos del consorcio quieren echar una mano. Estamos trabajando sin descanso y sin desánimo".

El responsable de los bomberos ha señalado que se han visto obligados a ejecutar dos microvoladuras y, aunque se cifró inicialmente en 24 horas el tiempo necesario para excavar la galería, ha dicho que no quiere hablar de plazos.

"Vamos avanzando con la seguridad necesaria, nada al azar", ha apostillado, y ha recalcado que hay que velar por la seguridad de las personas que están trabajando.

"Los mineros están todos motivados, con unas ganas inmensas" y en las últimas horas se están encontrando un material similar, cuarcita, con las mismas características que en el túnel vertical.

Por último, ha reiterado que trabajan con las mismas ganas e ilusión que el primer día, que el final está cerca y que el trabajo está dando sus frutos, aunque ha reconocido que les hubiera gustado que hubiera sido antes.