EFEMálaga

Los establecimientos hoteleros de la Costa del Sol van a cerrar mayo con un 78,74 por ciento de ocupación, unas cifras similares a las de 2019, cuando tuvieron un promedio del 78,4 por ciento, según los datos de la patronal Aehcos.

El impulso del puente a primeros de mes y el buen clima que acompaña desde entonces han contribuido a estas "buenas cifras" para el sector hotelero malagueño, que mira con optimismo el verano, aunque las previsiones de ocupación aún están por debajo de las que había antes de la pandemia.

"Queremos ser optimistas y suponemos que finalmente las cifras de ocupación serán muy parecidas o ligeramente inferiores a las de 2019, porque parece que los turistas han modificado sus hábitos y las reservas son ahora más tardías", ha manifestado este viernes el presidente del colectivo, José Luque.

Además de la recuperación de las cifras de ocupación hay otro dato que invita a confiar en la vuelta a la normalidad: la llegada de los turistas internacionales, como se ha podido comprobar en mayo, cuando un 65 por ciento del total de viajeros alojados ha procedido de otros países.

Los destinos más demandados por los turistas durante en mayo han sido Málaga capital, Benalmádena, Fuengirola, Antequera y Marbella, que han oscilado entre el 87 y el 76,9 por ciento de ocupación media.

En cuanto a los próximos meses, las previsiones apuntan a que junio cerrará con un 78,53 por ciento, frente al 83,78 por ciento de 2019, si bien como dato positivo cabe destacar que la presencia internacional crece hasta el 70 por ciento del total.

En julio, un mes ya plenamente vacacional, Aehcos espera una ocupación similar a la de junio, un 78,79 por ciento, frente al 84,20 por ciento de 2019.

Agosto arroja de momento "datos preocupantes", pues se prevé una ocupación del 77,27 por ciento frente al 89,73 por ciento alcanzado por los hoteles de la Costa del Sol en el año turístico de referencia.

Respecto a los destinos, la asociación empresarial observa poca variación entre junio y julio, mientras que en agosto repuntan algunos municipios como Benalmádena, Fuengirola, Marbella y la capital, que rondan el 80 por ciento de ocupación.

Luque confía en que las cifras previstas para los meses estivales se recuperen conforme se acerquen las fechas clave puesto que el volumen de plazas disponible para el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol está por encima de 2019, lo que les hace pensar que "los resultados del verano serán similares al año prepandemia".

La clave para saber si el destino ha recuperado la normalidad estará en el último trimestre del año, según añaden desde el comité ejecutivo de Aehcos, por lo que el otoño será determinante para el cierre de 2022.

En principio, todo apunta a que el cierre del año va a estar alrededor de seis o siete puntos por debajo de 2019, pero existen variables que aún arrojan cierta incertidumbre sobre el sector, tales como el devenir del conflicto bélico Rusia-Ucrania que puede marcar las preferencias de los destinos en los viajes, las reservas de última hora y los cambios que se están produciendo en la distribución y la demanda.

Lo que sí es un "balón de oxígeno" para el sector es la recuperación de los tradicionales mercados europeos, con una importante demanda, dado que ya en junio la cifra alcanza el 70 por ciento de turistas internacionales.EFE

mdr/vg