EFEMálaga

El grupo alimentario Dcoop, el mayor productor mundial de aceite de oliva, ha mostrado su preocupación por la "grave" repercusión que podría tener en las ventas de este producto la propuesta de Estados Unidos de aumentar los aranceles a las importaciones de Europa.

Su presidente, Antonio Luque, ha pedido a las administraciones que estén "atentas" a esta amenaza, que podría materializarse en octubre o noviembre, y que "cuanto antes se sienten a negociar" para intentar evitar los aranceles al aceite de oliva, incluido en una relación de productos en la que también figura el vino.

"Hay una propuesta de aranceles del cien por cien y sería muy grave para el sector" porque "cambiaría los movimientos de productos" entre países, ha advertido.

En caso de que siga adelante esta propuesta "vamos a tener que apretar en las movilizaciones y lo que haga falta -ha aseverado- porque distorsiona tremendamente los mercados".

Ha argumentado que los aranceles pueden "parar tremendamente" las ventas de productos a Estados Unidos y ocasionar una bajada de precios en origen de toda la mercancía sujeta a estos tributos.

Dcoop, que participa con el 50 por ciento en la empresa Pompeian en Estados Unidos, puede estar en una situación "un poquito mejor" que otros operadores porque cuenta con dos industrias de envasado en ese país, pero "al final esto es malo para todos", ha asegurado.

Ha explicado que si los aranceles se aplican sobre el cien por cien del valor del producto, el litro de aceite de oliva en los lineales de Estados Unidos puede pasar de los 10 o 12 dólares actuales a un rango de 20 a 25 dólares, que en el caso de la marca Pompeian podría quedar en unos 17 dólares.

Luque lamenta que haya en España y en la Unión Europea "poca preocupación sobre eso", ya que "hay un procedimiento abierto", y "no veo -ha incidido- que estén concienciados de la problemática".

El presidente de Dcoop ha opinado que "si hay una buena negociación de la UE con EEUU, probablemente se quedará en menos el problema", pero si ésta no existe, pueden fijarse estos aranceles, y ha augurado que la problemática "no va a ser chica".

Según Luque, cuando a un producto se le fija un arancel que puede casi doblar el precio por el que se vende al consumidor, es evidente que "va a caer el consumo", por lo que en Estados Unidos intentarán comprar aceite de otros países no europeos.

"Si ahora tenemos un problema de disponibilidad y en vez de incrementar las ventas caen, al final baja el precio porque el aceite si no va allí tiene que ir a otros mercados, que están saturados", ha explicado.

Ha recordado que esta situación ya se dio con la aceituna de mesa, porque España produce 600 millones de kilos de este producto y los aranceles a la aceituna negra eran para 40 millones de kilos, lo que hizo que bajara el precio en origen de toda la aceituna.

Dcoop produce el 15 por ciento del aceite de oliva de España, una media 225.000 toneladas cada año -aunque esta cosecha ha alcanzado 275.000-, de las que exporta aproximadamente la mitad.

Estados Unidos es el primer país consumidor de aceite de oliva de los no productores, con 300.000 toneladas de aceite de oliva anuales, de las que algo más de 100.000 proceden de España, y una cuarta parte de éstas las vende la cooperativa agroalimentaria Dcoop, según ha detallado Luque.