Marbella (Málaga), 30 ago (EFE). La obra "Mujer, moral y franquismo: del velo al bikini", de la autora y profesora de Historia de la Universidad de Málaga Lucía Prieto, analiza el control que el régimen franquista ejerció sobre la mujer y la política demográfica, con incidencia en la sexualidad femenina bajo valores católicos.

Así lo ha destacado la autora a Efe con motivo de la presentación del libro en Marbella, donde hará un recorrido por las décadas más oscuras del franquismo, y en concreto del control que hizo a través del Patronato de protección a la mujer.

La institución se creó en 1941 y duró hasta 1971 con el objeto de "luchar contra la prostitución", actividad que fue legal en España hasta 1956, con sus censos de "casas de lenocinio", aunque el objetivo real fue controlar a las mujeres con "riesgo moral" o "comportamientos opuestos" al dictado de la Iglesia.

La creación de este organismo formó parte de la "estrategia demográfica" del régimen franquista, ha explicado la experta, para "controlar la moral y la sexualidad femeninas" y "garantizar la regeneración demográfica" tras la Guerra Civil y la procreación dentro del matrimonio católico, ya que nunca se incidió sobre el factor de la prostitución.

El fin de la guerra trajo consigo un "aumento espectacular" de la misma, ejercida de manera legal y clandestina, y como consecuencia social quedaron "mujeres solas, niñas huérfanas" o familias desestructuradas por el éxodo, con altos niveles de pobreza, registrando Barcelona y Málaga los mayores volúmenes de actividad.

Asimismo, se suprimió la legislación Republicana, y con ello la prohibición del divorcio, el matrimonio civil o el aborto.

Esto se tradujo en la "estigmatización" de las parejas que no estaban casadas por la Iglesia o de las madres solteras, la persecución del adulterio femenino, no así del masculino; o el "control de la vida sexual de las mujeres" con la interiorización del discurso de que éstas debían llegar "vírgenes al matrimonio" y reproducir.

El cambio social de los años 50 supuso en España que "el Estado invirtiera en la creación de reformatorios de mujeres", donde quedaban "recluidas" chicas de entre 16 y 25 años que habían llevado una "conducta contraria al régimen". Allí se ejercía un "control estricto", pero "no orientado a formación intelectual".

Otro de los aspectos que ha estudiado ha sido el funcionamiento de los centros de maternidad, en los que "el régimen acogía a madres solteras", siendo su mayor preocupación el que los menores nacieran, pero olvidando a las mujeres.

El estudio se centra en Málaga, donde el Patronato tuvo especial intervención por la preocupación que existía en cuanto a los efectos del turismo y la "liberalización de las costumbre", lo que provocó la "construcción de nuevos centros" como las "residencias de señoritas" bajo el control del patronato y la Iglesia.

Y es que en la capital malagueña se daba una de las mayores concentraciones del país de prostíbulos, similar a Barcelona, y que con la ilegalización del ejercicio en 1956 no desapareció, sino que "se incrementó".

Ha destacado que el régimen "implantó un programa de moralización para erradicar la prostitución" bajo un "control absoluto de la conducta de la mujer" y "un modelo de comportamiento basado en valores católicos" que la sociedad española arrastra hasta nuestros días.

La autora opina que la "educación en valores" en la escuela y el conocimiento son los instrumentos a través de los cuales se puede cambiar la sociedad, ya que la escuela en España "no es laica" y los "valores perviven", ha criticado, aunque se han implementado políticas contrarias desde los gobiernos democráticos.

Por ello, ha abogado por seguir trabajando en la igualdad de género o "luchar contra la violencia simbólica”.

María Jesús Serrano