EFESevilla

Adelante Andalucía ha admitido este miércoles que los sondeos electorales que le atribuyen una notable pérdida de escaños suponen "una llamada de atención" que tiene que servir para aumentar el "esfuerzo", aunque lo afrontan con la "serenidad" de tener dos años por delante.

"Es preocupante que se estabilice el perímetro ocupado electoralmente por la derecha, me parece una mala noticia", ha dicho en conferencia de prensa la portavoz de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto, en referencia al hecho de que el PP y Ciudadanos podrían reeditar su pacto de gobierno en Andalucía con apoyo de Vox si se celebraran ahora las elecciones autonómicas, según esos sondeos.

No obstante, ha recordado que no hay en este momento "una referencia electoral cercana", y ha subrayado que "el día a día cotidiano ha cambiado por la pandemia".

Así, ha destacado que el modelo de oposición ha sido "de una tremenda lealtad institucional" para transmitir a la población un "mensaje único" respecto a la necesidad de "doblegar" la pandemia.

A ello ha sumado la "convulsión" que se ha producido en el seno de las organizaciones políticas y, particularmente en Adelante Andalucía, aunque ha insistido en que es difícil "anclar" cualquier sondeo que se publique ahora "a ningún dato relevante sobre una previsión solvente a futuro".

Pese a ello, ha insistido en que las encuestas marcan "un reto de trabajo" para Adelante Andalucía que van a afrontar "con toda la serenidad y tranquilidad de tener todavía dos años por delante".

Preguntada sobre el papel que ha jugado Adelante Andalucía en estos dos años, ha opinado que su organización ha estado "a la altura" en lo que se refiere a la "respuesta" que debía dar desde la oposición ante un gobierno "superado por la pandemia".

"Que pena que todas las instituciones no hayan contado con ese grado de lealtad institucional entre el Gobierno y la oposición, que pena que la derecha, incluso donde gobierna, actúe de ariete contra el Gobierno nacional para hacer una lectura interesada y partidista de una coyuntura en la que todos los gobiernos se han sentido superados", ha señalado en referencia a la pandemia de la covid.

Respecto a la tarea de Adelante Andalucía para el resto de la legislatura, ha indicado que va a "seguir al lado del gobierno" en lo que respecta a las medidas para luchar contra la pandemia, pero ha anunciado que van a empezar a incorporar a la agenda política "elementos fundamentales que tienen que traducirse en medidas políticas concretas porque éstas no pueden seguir relegándose".

Así, Adelante Andalucía va a llevar al Parlamento iniciativas para poner en evidencia que "hay una hoja de ruta marcada por la derecha".

"En el primer año de la legislatura se comenzaron a vislumbrar algunos elementos definitorios del gobierno de la derecha, que no traía nuevas políticas para Andalucía, sino que se iba a limitar a trasladar una agenda en lo económico y social ya ampliamente practicada en comunidades donde gobernaba el Partido Popular", ha subrayado.

Como ejemplo de ello, ha puesto la "relajación" de los controles urbanísticos, la rebaja fiscal y el debilitamiento progresivo de los servicios públicos.

Sobre las relaciones con el PSOE en esta nueva etapa, ha dicho: "cada organización se encarga de lo suyo; en la Cámara hay contactos formales e informales con todos los grupos, pero yo me he limitado a señalar el camino de nuestro trabajo, que es hacer política poniendo sobre la mesa esas cuestiones".

Así, ha asegurado que Adelante Andalucía se centra en su propia hoja de ruta, no en la de terceros.