EFESevilla

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha anunciado que el próximo Consejo de Gobierno inyectará cien millones de euros más en el presupuesto sanitario para afrontar el gasto generado por el coronavirus y ha enfatizado que "los recursos para la sanidad no son ahora una decisión para la Junta, sino una obligación moral".

PSOE y, en especial, Adelante Andalucía, han criticado en el debate mantenido por la Diputación Permanente del Parlamento andaluz la gestión de la Junta frente a esta pandemia, lo que ha llevado a la portavoz del Grupo Popular, Dolores López, a espetarles que sus intervenciones carecían de "la altura de miras que sí tiene el pueblo andaluz" en estos momentos de crisis.

Bravo ha pronosticado un aumento significativo del coste sanitario del coronavirus y ha destacado que un primer informe de la Consejería de Salud cifra en al menos 342 millones de euros la financiación adicional necesaria por la pandemia.

Ha añadido que la Junta afronta este desembolso "prácticamente a pulso" y "lastrados" por un modelo de financiación "que infrafinancia a Andalucía y que en estos momentos se pone más en evidencia", por lo que ha reclamado "recursos adicionales" al Gobierno central y que le libere del techo de endeudamiento vigente.

"Nuestro real compromiso es pagar la sanidad, porque no nos podemos endeudar mas de lo que fija el presupuesto", ha enfatizado Bravo, quien ha recordado que el Gobierno andaluz aprobó este año el mayor presupuesto sanitario de la Junta, con un aumento de 1.200 millones de euros acumulado en los dos últimos ejercicios.

Bravo ha valorado también el desafío tecnológico y organizativo realizado por la Junta de Andalucía para que sus cientos de miles de empleados asuman el teletrabajo porque, ha remarcado "hemos tenido que hacer un cambio tecnológico en días que hubiera tardado años en otras circunstancias".

Manuel Jiménez Barrios, del Grupo Socialista, ha advertido a Bravo de que "la seguridad jurídica es absolutamente imprescindible" en esta crisis y de que tiene "serias dudas" de la legalidad de algunos acuerdos de la Junta.

Ha criticado al consejero de ser "poco ambicioso", le ha censurado de que de los mil millones adicionales anunciados por la pandemia la Junta sólo desembolsará los cien anunciados para sanidad, le ha invitado a ser "imaginativo" y reprogramar los 4.575 millones de fondos europeos y le ha propuesto que la exención del pago del alquiler en las más de 5.000 viviendas de titularidad autonómica y la reducción a la mitad del canon autonómico del agua.

El consejero le ha replicado que estas propuestas suman un coste de 1.400 millones de euros para la Junta "que no tenemos".

Dolores López, del Grupo Popular, ha acusado a la oposición de "pasar de usar la palabra lealtad a manosearla", le ha recriminado que "no se han dado cuenta" de la crisis del coronavirus y les ha espetado: "Señorías, que esto no va de contabilizar votos, sino de contabilizar vidas".

Mónica Moreno, de Ciudadanos, ha valorado "la transparencia" del Gobierno andaluz, ha abogado por la "lealtad institucional", al considerar que la Junta está sola frente a la pandemia y sin apoyo del Gobierno central y ha criticado que los exima a autónomos de pagar sus cuotas sociales.

Angela Aguilera, de Adelante Andalucía, ha denunciado una "mordaza democrática a la oposición" por esta fórmula de debate parlamentario, ha denunciado los recortes y privatizaciones sanitarias del pasado y ha acusado al Gobierno andaluz de seguir el "camino equivocado" del austericidio.

Alejandro Hernández, de Vox, ha acusado a la oposición de "atacar con taimada saña" al Gobierno andaluz, ha interpretado que PSOE y Podemos "se atribuirán lo que salga bien y culparán a la Junta de aquello que salga mal" en relación al coronavirus y ha pedido al Ejecutivo andaluz que paralice todas las subvenciones a partidos, sindicatos, patronal y entidades "que no tengan una incidencia directa en la reactivación económica". EFE

am/fs