EFESevilla

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha pedido este viernes a la Junta de Andalucía que "no dé pasos atrás en su responsabilidad con la memoria democrática" y que aplique la nueva ley estatal en esta materia cuando entre en vigor.

Se ha referido a que, cuando dicha ley entre en vigor, "no podrá estar nadie relacionado con el Golpe de Estado en ningún lugar público ni privado con repercusión pública", en alusión al general franquista Gonzalo Queipo de Llano, enterrado en la Basílica de la Macarena de Sevilla.

De esta forma se ha pronunciado Carmen Calvo en el turno de preguntas posterior a una conferencia pronunciada en los "Encuentros de la Ser" en la Fundación Cajasol en Sevilla, y ha emplazado a la Junta a que "abroche la ley autonómica -sobre memoria histórica- a la estatal para no dar pasos atrás en memoria democrática".

"No se pueden saltar las obligaciones en los derechos de las víctimas" del franquismo, ha indicado la vicepresidenta, quien ha recordado que también que la nueva ley anula los juicios que se hicieron si legalidad ni seguridad en España.

Preguntada por las relaciones con el gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, ha dicho que son "ordenadas, leales y fructíferas por el bien de los 8,5 millones de andaluces".

En su conferencia sobre los cuarenta años del estado autonómico, Carmen Calvo ha ensalzado el papel jugado por los andaluces en la construcción del actual estado constitucional y ha puesto en valor que supieron entender su "sitio en España" desde una concepción "moderna" del estado de las autonomías basada no en la identidad ni en cuestiones territoriales sino en los derechos de los ciudadanos.

La vicepresidenta ha reconocido que el modelo constitucional de España ha funcionado y es bueno, pero hay que "engrasar los mecanismos" porque hay alguna cuestión territorial que resolver, en alusión a Cataluña, bajo la fórmula del reencuentro, el reconocimiento del otro y el acuerdo "para sostener la unidad territorial".

En este contexto, ha sostenido que hace falta un "golpe de altura" como el que hizo Andalucía hace cuarenta años y se necesitará la participación de esta comunidad autónoma no solo por su peso en España sino para tener su punto de vista alejado del "enredo y el agravamiento" del debate territorial.