EFESevilla

La consejera andaluza de Fomento, Marifran Carazo, ha dicho a Efe que "hay dos modelos para salir de la crisis, el del PSOE en 2008, que paralizó todas las obras" y el del Gobierno andaluz "que es no parar ni una obra y, diez años después terminar todas aquellas obras en un año y medio".

Aquella parálisis supuso "un punzón" para el sector, del mismo modo que la reactivación ha supuesto un alivio, según la consejera, que ha puesto como ejemplo la carretera Vera-Garrucha (Almería), que ha sido ejecutada en más de la mitad, la variante de Berja (Almería), la variante de Lucena (Córdoba), el puente de Huétor-Tajar (Granada) y la variante de Arriate (Málaga), entre otras.

"El covid no nos ha parado, porque somos conscientes de la enorme responsabilidad que tiene una consejería inversora ante la crisis y sus consecuencias sociales y económicas apoyando a las empresas de un sector que es potente y fuerte", como sucede con el de la obra pública en Andalucía.

La Consejería de Fomento, recurriendo al teletrabajo, ha logrado "no parar ni una sola obra" y ha puesto como ejemplo la construcción del metro de Málaga, en el que ahora se encuentran activos 260 trabajadores, también en la ejecución de los túneles.

Carazo ha asegurado que no se ha perdido la iniciativa en el transporte público, del que ha dicho que se ha pasado de una fase de captar usuarios y de contar con 70 millones de viajeros a otra de limitar las plazas para favorecer los protocolos de seguridad sanitaria: "Ahora tenemos el enorme reto de recuperar la confianza en el transporte público", en un momento en el que se encuentra al 50 por ciento de la ocupación que tenía antes de la crisis.

"Además de sacar todos los expedientes adelante para contribuir a la reactivación económica, se están abonando los pagos pendientes de Gobiernos anteriores, sólo de los correspondientes a 2019 se han pagado más doscientos millones pendientes de obras, para dar liquidez a las empresas, y se han devuelto 103 expedientes en avales por importe de 38 millones de euros", correspondientes a cinco años, ha detallado.

Carazo ha garantizado que se da continuidad a los expedientes de contratación porque el de la obra pública "es un sector refugio" que puede absorber parte de la mano de obra de otros sectores más castigados por la crisis, como el turístico, y que están reactivadas las mesas de contratación de manera telemática garantizando su transparencia.

Igualmente ha aseverado que todas las iniciativas de su departamento previstas en el presupuesto de 2020 están en marcha y que "Andalucía lidera la licitación de obra pública", de modo que este mes de julio se ha licitado un 40 por ciento más que el mismo mes del año pasado, mientras que el Gobierno de España "reduce la licitación y no se compromete con las infraestructuras que tiene pendientes en Andalucía, ha criticado.

"Ojalá el Gobierno licitara como la consejería", ha exclamado Carazo antes de enumerar la llegada del AVE a Almería, que "está retrasada y prácticamente paralizada", y las obras de la segunda circunvalación en la provincia de Granada, que no se han reactivado.

Y ha lamentado que el Gobierno "siga sin pronunciarse si puente o túnel" en el caso de la circunvalación SE-40 porque "la indefinición es marear la perdiz para no pronunciarse con un proyecto que se encuentra adjudicado".

Esa obra la ha considerado parte de la vertebración de Andalucía, por lo que significa para la conexión entre Sevilla, Huelva y Cádiz, y ha calificado de "tomadura de pelo" que el Gobierno diga que hay que "reestudiar" un proyecto que ya está adjudicado y comprometido, además de que sustituir los túneles por un puente "puede perjudicar los intereses del Puerto de Sevilla".

Por ello, ha exigido al ministro José Luis Ábalos que "sea sincero con los andaluces y que dé la cara, porque el proyecto de los túneles ya tenía la aprobación medioambiental", mientras que al PSOE le ha pedido que reclame para Andalucía "lo que siempre ha reclamado".

En el plano social, la consejera ha destacado la convocatoria de ayudas al pago de alquileres, que ha considerado "la más importante de España", con 30 millones de euros, 17 transferidos por el Estado, y que permanecerá abierta hasta el 30 de septiembre para acoger hasta 8.500 beneficiarios, y para la que ya se han recibido casi tres mil solicitudes.

Para víctimas de violencia de género, personas en situación de pobreza extrema y sin hogar se ha efectuado una nueva convocatoria de doce millones de euros, mientras que a las empresas que actúan en los puertos andaluces se les ha flexibilizado el plazo del pago de sus rentas hasta diciembre.