EFESevilla

El Gobierno de la Junta de Andalucía quiere que a partir del 1 de enero, con la entrada en vigor de los nuevos presupuestos, se pueda ya empezar a reordenar la administración, tras conocerse el resultado de las auditorías, según el portavoz parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto.

Nieto, en una entrevista en Canal Sur TV, ha sostenido que las auditorías a empresas y entes del sector público andaluz "no han sido un capricho, ha sido un análisis exhaustivo que ofrece unos datos y arrojan conclusiones bastante claras", ha defendido.

"Le dijimos a los andaluces que había una administración paralela sin ningún control. Que no se habían fijado objetivos, que había que cumplir, que no se había diseñado de una forma eficiente y queremos que se analice", ha indicado.

El portavoz ha avanzado que el Gobierno andaluz de PP y Cs plantea un "plan de mejora y eficiencia de la administración en general y de los organismos instrumentales en particular” .

En este sentido, ha concretado que el Ejecutivo de Juanma Moreno quiere que a partir del 1 de enero, con la entrada en vigor de los presupuestos del 2022, se pueda ya empezar a reordenar la administración y que los andaluces "vean que hay una administración ágil, eficiente y que sirve a los intereses para los que se creó, que son atender y prestar los mejores derechos y servicios al conjunto de la sociedad andaluza”, ha esgrimido.

Nieto ha justificado la creación de la comisión de estudio sobre las auditorías en el Parlamento andaluz en la idea los grupos digan como creen que se puede mejorar la administración y ha acotado que la intención "no es" revisar más el pasado.

La previsión del PP y Cs, que impulsan la comisión de estudio, es que ésta comience a trabajar en septiembre y que a final de diciembre se puedan conocer sus conclusiones.

"Ya ha quedado claro que se hicieron mal las cosas con esa administración paralela, que se contrató indebidamente a mucha gente, sin saber para qué, que se pagaron durante mucho tiempo salarios sin decir a la gente qué tareas tenía que desarrollar. Eso tiene que terminarse", ha aseverado.

Además, se ha mostrado partidario de ordenar bien a los trabajadores públicos, con "absoluta legalidad y transparencia”.