EFESevilla

El Consejo de Gobierno ha encargado hoy a la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación la elaboración del primer Plan Estratégico integral para las personas mayores 2020-2023 que afrontará el desafío del envejecimiento de la sociedad y garantizará una asistencia "digna" a los mayores.

El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, ha explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que el Ejecutivo autonómico considera una "prioridad" el "trato preferente a las personas mayores."

"Nos preocupa claramente el envejecimiento de la población de Andalucía y hacer frente a una situación que parece irremediable", ha sostenido.

En su opinión, los mayores "han sido un soporte esencial de las familias durante los tiempos de crisis", una actuación que el Gobierno quiere "reconocer" con este Plan, que acumula más de veinte años de retraso, según el Ejecutivo andaluz.

"Como sociedad debemos de admitir que la situación está cambiando e implantar un modelo de buen trato a los mayores", ha añadido Bendodo.

Ha explicado que si los mayores de 65 años representan ahora el 16,4 por ciento de la población andaluza, este porcentaje se duplicará en el año 2040, cuando aumentará hasta el 28,6 por ciento.

Los mayores de 80 años pasarán del 4,9 por ciento actual hasta el 8 por ciento.

"Estamos ante un gran desafío", ha subrayado el consejero, quien ha anunciado que este Plan implementará un modelo de asistencia "de calidad y sostenible" y con una importante "perspectiva de género", porque las mujeres son hoy el 54 por ciento de la población andaluza y el 63 por ciento en el segmento de personas de más de 80 años

La Consejería de Igualdad realizará ahora un diagnóstico de la situación y definición de las líneas generales de actuación y luego concretará la dotación presupuestaria, el seguimiento y la evaluación de resultados del nuevo Plan.

Esta iniciativa abordará cuestiones como las políticas de envejecimiento activo y la red de Centros de Participación Activa; el reconocimiento de las personas mayores como activo social; las nuevas tecnologías de la información y la comunicación o la prevención de la dependencia.

También afrontará la coordinación sociosanitaria; la adaptación de los recursos como la Tarjeta Andalucía Sesentaycinco y el Servicio de Teleasistencia; y la atención a las situaciones de mayor vulnerabilidad como la soledad de las personas mayores, el maltrato, la violencia de género y las personas pertenecientes al colectivo LGTBI.