EFESevilla

El portavoz del PSOE en el Parlamento autonómico, José Fiscal, ha acusado a la Junta de "sobrepasar los límites de la decencia al rechazar que los andaluces estén protegidos" y ha planteado "si la vacunación no sirve de nada si no es para salvar el verano".

Fiscal se ha pronunciado así en rueda de prensa después de que el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, criticara este martes el calendario de vacunación anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y se preguntara de qué sirve tener inmunizado a un 70 % de la población a finales de agosto si se pierde la temporada de verano para el turismo.

"¿Todo vale para este gobierno con tal de enfrentarse al gobierno de España?", ha dicho Fiscal, que ha preguntado a la Junta "para qué quieren que lleguen más vacunas si no son capaces de poner las que tienen", y ha asegurado que "ayer tenía 458.720 dosis sin poner y acusando al Gobierno de España de no querer enviar más".

Ha sostenido que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, sabe que el sistema distribuye las vacunas por "población diana" y ha criticado que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, "haya tenido que corregir a esta máquina de proferir mentiras que es el portavoz" Bendodo, que reclamaba un reparto por población.

El diputado socialista ha acusado al presidente de la Junta de ser "un mentiroso" y de tener en sus principales colaboradores "a una panda de mentirosos", por lo que le ha pedido que "tome medidas de inmediato" y que "deje de utilizar San Telmo para amplificar bulos".

"El presidente no puede consentir que se siga sembrando el caos y la incertidumbre en alto tan serio como el sistema de vacunación", ha sostenido Fiscal, que ha añadido que con el Gobierno de Pedro Sánchez a Andalucía "llegan más vacunas y más dinero que a ningún otro sitio y en ningún otro momento".

Ha mantenido que la Junta está incluso "intentando enfrentar a provincias" por el número de vacunas que llegan a cada una, lo que ha calificado como "un desbarajuste intolerable fruto de la política desquiciada en la que se ha sumido el PP, que ahora califica de precipitado el fin del estado de alarma en mayo, cuando estaban en contra de que se decretara".

"Oponerse a lo que se dicte, sea una cosa, la contraria o una tercera", ha dicho Fiscal, que ha acusado a la Junta de "no tener ningún criterio más allá de oponerse a lo que venga del Gobierno", todo ello "con el objetivo claro de desviar la atención de la gestión nefasta de la pandemia, con todas las olas más graves que la primera".