EFESevilla

El PSOE-A ha denunciado este martes el "silencio cómplice" del presidente de la Junta, Juanma Moreno, con los "herederos del franquismo" y le ha conminado a que se pronuncie sobre la colocación de símbolos de la Falange en dependencias del Parlamento de Andalucía.

A veinticuatro horas de cumplirse el plazo establecido por la Mesa del Parlamento para la retirada de dichos símbolos y de la bandera LGTBi, colocados por diputados no adscritos procedentes de Vox y Adelante Andalucía, respectivamente, en el espacio que comparten en la sede de la Cámara, el PSOE ha cargado también contra la presidenta de la institución, Marta Bosquet, por equiparar dichos emblemas.

"El presidente de la Junta se esconde y no da la cara, con su silencio es cómplice de los herederos del franquismo más rancio y reaccionario", ha afirmado en rueda de prensa la portavoz de Educación del PSOE-A, Beatriz Rubiño, quien ha agregado: "Ya sabíamos que el precio del poder era muy alto, pero esta connivencia con la extrema derecha es el colmo de la desfachatez".

Asimismo, ha tildado de "indecente e inmoral" que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), ordene retirar todos los símbolos, comparando la bandera del colectivo LGTBi con la falangista, para "contentar" a la ultraderecha.

Ha reiterado que el PSOE irá a los tribunales si no se retiran los símbolos de la Falange, que "atentan contra todos los principios y valores democráticos y contra el Padre de la Patria Andaluza, y que son contrarios a la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía".

Según Rubiño, el último ejemplo de la "desvergüenza" de la extrema derecha es su idea de convertir el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en el día de las víctimas del coronavirus para "tapar y borrar cualquier rastro de la lucha por la igualdad".

"Ni las mujeres de este país, ni las víctimas de la covid se merecen esta desfachatez de Vox, que solo sabe utilizar el lenguaje del odio la crispación y el enfrentamiento para dividir a la sociedad", ha espetado.

Según la dirigente socialista, la extrema derecha está dispuesta a "utilizar cualquier cosa con tal de tapar la lucha feminista, la lucha de las mujeres por conseguir un trato igualitario".

"La ultraderecha es machista, homófoba y xenófoba, es capaz de cualquier cosa para borrar el rastro del 8 de marzo, el símbolo del feminismo y eso es no saber qué realidad están pisando", ha recalcado antes de preguntarse "qué piensa de todo esto Moreno Bonilla".

Por otra parte, ha advertido de que el presidente de la Junta va a tener que responder el jueves, durante la sesión parlamentaria de control al gobierno, si va a aplicar o no el "veto parental" en los colegios.

"Vox se ha enfadado al ver cómo PP y Ciudadanos, socios también en el Ayuntamiento de Málaga, votaron en contra de dicho veto parental", ha señalado, y ha asegurado que "cuando Vox se enfada, el Gobierno andaluz tiembla; cuando estornuda, el gobierno se resfría y cuando ordena, calla y obedecen".

"¿Van a convertir a los niños en moneda de cambio para seguir en San Telmo?", ha inquirido, tras lo que ha rechazado que se busque la libertad en la enseñanza.

"Se les quiere privar de la posibilidad de ser educados en igualdad, tolerancia, convivencia y respeto; un nuevo insulto a los docentes, que lo están dando todo y que son profesionales que imparten la docencia de forma neutral", ha subrayado.

Ha tildado además de "vergonzoso" que el Gobierno andaluz lleve mañana al Pleno del Parlamento el proyecto de ley que defiende la autoridad del profesorado mientras "por otra parte, se les intenta imponer la censura en los centros educativos como método de trabajo".

"Este gobierno tiene el Norte perdido, está totalmente desnortado, sin criterio y sometido a la extrema derecha", ha concluido.