EFESevilla

El PSOE-A ha denunciado este miércoles el "caos interno" en el Gobierno andaluz a cuenta de la movilidad entre provincias y el pase a la fase 3 de la desescalada, que ha tildado de "sainete", y ha pedido "rigor" tras lamentar que sin tener aún el mando único, los partidos que conforman el Ejecutivo "ya se están peleando".

"Están ofreciendo un espectáculo lamentable, diciendo una cosa y la contraria sin que los ciudadanos sepan a quién creer", ha señalado en rueda de prensa el portavoz parlamentario del PSOE, José Fiscal, que ha apostillado: "Están haciendo de esto una tómbola, una especie de sorteo sobre si toda Andalucía pasa de fase".

Así, ha asegurado que "no hay dos altos cargos que digan lo mismo", pues el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs) "anunció que se autorizaría la movilidad entre provincias el lunes" y el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, "negaba la movilidad hasta que Granada Y Málaga no pasen a la fase 3".

"Es una muestra palpable de la descoordinación entre los dos partidos", ha insistido el dirigente socialista, que ha agregado que el argumento del presidente de la Junta, Juanma Moreno, quien hoy ha dicho que el Gobierno andaluz no se plantea otra opción que no sea el pase del conjunto de Andalucía a la fase 3, es decir, cuando Granada y Málaga también lo estén, contrasta con "las prisas y la presión que ejerció sobre el Gobierno de España".

"No es coherente ni siquiera con sus propias peticiones", ha apuntado Fiscal, que preguntado sobre la opinión del PSOE respecto a la movilidad entre provincias, ha indicado: "si hay criterios de seguridad, criterios técnicos y científicos que lo avalen, que así sea".

Ha subrayado, en este sentido, que el PSOE ha sido "muy estricto y muy responsable" y ha insistido en que esto "no es una tómbola, no es una lotería".

"A todos los gustaría que la nueva normalidad llegara cuanto antes pero hay que hacerlo en base a razones, a criterios de seguridad; lo contrario es jugar con la salud de la gente y a mi me da la impresión de que el Gobierno del señor Moreno Bonilla está jugando con esto desde el principio", ha afirmado.

A su juicio, lo que no se puede hacer es "correr para llegar el primero, para ponerse una medalla efímera".

"Nosotros no vamos a entrar en pedir una cosa u otra, esto es una cuestión estrictamente técnica y científica, hemos mantenido este criterio desde el principio y lo vamos a mantener ahora", ha zanjado.

Sobre el nivel de confianza del PSOE respecto a la gestión que pueda hacer el Ejecutivo andaluz en la desescalada, ha dicho que es "escaso" porque "sin tener todavía la responsabilidad, estamos asistiendo a un espectáculo".

"Todavía no tienen la responsabilidad y ya están convirtiendo el pase de fase en una tómbola", ha reiterado antes de advertir de que con la salud de la gente "no se juega", hay que ser "precavido".

Según el portavoz socialista, los dos partidos que sostienen al gobierno "chocan cada vez más, difieren cada vez más y muestran posturas distintas".

"Ni la salud ni la ciudadanía parece que ha sido el criterio fundamental en las valoraciones de la Junta, se ha hecho mucha demagogia estos meses, se ha mentido mucho", ha denunciado.

Frente a ello, ha subrayado que el PSOE ha hecho una oposición "constructiva, dialogante, sin enfrentamiento inútiles y ofreciendo siempre la mano al gobierno en aquello que beneficiaba al conjunto de los andaluces".

"Entendimos desde el primer momento que la ciudadanía no merecía otra cosa que un comportamiento sensato y leal desde la oposición, trasladando las críticas necesarias pero sin traspasar determinadas líneas como sí se han traspasado por parte del PP en el Congreso", ha recalcado.

Y ha lamentado que esta "generosidad y responsabilidad" no haya sido "valorada" ni "aprovechada" por parte del Ejecutivo andaluz.