EFEMálaga

El PSOE ha exigido al Gobierno de PP y Cs que ponga en marcha "planes específicos" para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres, como se recoge en la Ley de Igualdad de Andalucía aprobada por los socialistas.

Coincidiendo con el Día Europeo de la Igualdad Salarial, que se celebra este sábado, el secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, ha reclamado al Ejecutivo andaluz que combata la brecha salarial, que según los sindicatos ronda el 24 por ciento, lo que hace que las mujeres ganen al año 4.000 euros menos que los hombres.

"La extrema derecha niega la existencia de esta brecha y ese negacionismo maniata al Gobierno andaluz y marca su camino", ha manifestado Ruiz Espejo, que ha reivindicado los avances necesarios en materia de igualdad, especialmente laboral, para acabar con esta diferencia salarial.

El dirigente socialista ha hecho estas declaraciones antes del acto en el que el PSOE ha homenajeado a los primeros parlamentarios andaluces por Málaga con motivo de la celebración del próximo 28 de febrero del 40 aniversario del referéndum autonómico.

Ha destacado los avances en derechos, libertades e igualdad que el autogobierno ha supuesto para la comunidad, la etapa histórica "en la que se ha conseguido una mejor cohesión social y territorial".

"Hoy se ciernen ciertos riesgos sobre la autonomía para nuestra tierra", ha señalado Ruiz Espejo, quien ha indicado que los que gobiernan Andalucía son "los herederos de los que no confiaban" en la autonomía, "sustentados por la extrema derecha que pretende eliminar el Estado autonómico y rechaza todo lo que significó el 28F".

Por ello, ha advertido de que desde el PSOE estarán "más atentos que nunca para que no haya ni un paso atrás en el autogobierno", porque ello implicaría "pasos atrás en educación, en sanidad, en derechos y libertades, en progreso y en expectativas de futuro".

Según Ruiz Espejo, "la derecha está utilizando el 28F como un arma arrojadiza y de confrontación" contra el Gobierno central, un escenario ante el que los socialistas piden "confianza en la autonomía" y "diálogo democrático".