EFESevilla

La diputada autonómica del PSOE por Jaén Ángeles Férriz ha eludido desvelar si se presentará a las primarias de su partido al considerar que ahora es momento de "hacer equipo", no de nombres, y que lo importante es que todas las personas que aparecen en las "quinielas" y también las que no estén "unidas".

"Voy a eludir estas preguntas tan directas porque lo importante ahora es que estemos unidos (los críticos) bajo un mismo equipo, esto no es un problema de caras, sino de estrategia política, parlamentaria, electoral y, fundamentalmente, de impulsar un proyecto en el que los votantes y militantes se sientan reconocidos", ha dicho durante un coloquio organizado por la corriente Hacer más PSOE.

Se trata del tercer encuentro telemático organizado por esta corriente crítica con la dirección regional del partido, tras los celebrados con el portavoz adjunto del PSOE en el Congreso, el jiennense Felipe Sicilia, y con el diputado autonómico por Huelva y exportavoz en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez.

Según Férriz, que la actual secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, haya dicho que se va a presentar a las primarias es una "buena noticia" porque eso "garantiza" que las habrá.

"Yo soy firmemente defensora de las primarias, los militantes tienen que votar y el liderazgo tiene que salir de las fuerzas que dan los votos en las urnas, pero hay que entender que lo que estamos intentando ahora es que el equipo sea fuerte y esté unido, que haya una sola alternativa para no dividir las posibilidades de un cambio real", ha defendido.

En este sentido, ha opinado que hay que "invertir" el planteamiento, es decir, dejar los nombres para "un poquito más adelante", aunque ha admitido que no se pueden "retrasar mucho".

"Estamos súper ilusionados, llegará el momento de los nombres para la tranquilidad de todo el mundo, pero ahora es el momento de las ideas y los equipos y, lo único que puedo decir, es que aunque hay voces que piensan que estamos desorganizados y divididos, eso no es así, estamos en contacto permanente porque lo que nos jugamos no es el poder, sino volver a gobernar en Andalucía", ha remachado.

Así, ha pedido que nadie tenga "la más mínima duda de que le vamos a poner a esto muchísima cabeza y mucho corazón y eso llevará a que va a haber una alternativa en la que todos vamos a estar".

En su intervención ha tomado prestadas las palabras de Djukic tras ser designado como entrenador del Valencia en 2013: "Somos un gigante dormido al que vamos a despertar", a lo que ha añadido que "en el momento en que "despierte (el PSOE andaluz), va a recuperar el espacio perdido".

Durante el coloquio, una militante le ha pedido que no renuncie a ejercer de portavoz del PSOE andaluz, responsabilidad que Susana Díaz le asignó al inicio de la legislatura, a lo que ha respondido que la respuesta a esta cuestión se la tendría que dar "quien decidió que no diera ninguna rueda de prensa más en Andalucía".

Al hilo de esta cuestión, ha subrayado que un partido en la oposición, como el PSOE andaluz, "no puede ni debe prescindir nunca de nadie", y ha apostillado: "yo pongo voz donde me dejan".

Ha recalcado además que ella dio hace tiempo "un paso adelante" al decidir por "lealtad" al partido "decir lo que opinaba", lo cual "ha tenido consecuencias" para ella que asume.

"Y lo haría mil veces; gracias al trabajo de diputados que hemos alzado la voz, aunque en algunos casos está penado, y de colectivos como Hacer más PSOE, cada vez hay más gente convencida de que el cambio es necesario y no nos vamos a frenar", ha remachado.

Según la dirigente socialista jiennense, la militancia del PSOE ha sabido siempre "leer lo que necesita la sociedad y estoy convencida de que todos los que queremos el cambio lograremos hacer un equipo, tener un proyecto ilusionante y ahí es donde yo voy a estar con muchos compañeros", ha insistido.

En su opinión, los ciudadanos necesitan "volver a reconocerse" en el PSOE de Andalucía y, para eso, no hay que "tener miedo a reflexionar".

Aunque ha dicho que es consciente de que en Andalucía es "muy difícil, muy duro" hacer oposición después de 37 años de gobierno, ha señalado que "eso no quita para que muchos consideremos que en su día pasamos a la oposición pero no completamos el ciclo, no hicimos los cambios que había que hacer y ese proceso está pendiente".

"Los cambios son imprescindibles para que la derecha no se asiente, y para eso es fundamental movilizar al electorado y que se sienta reconocido, pero también movilizar a nuestra militancia", ha agregado.