EFESevilla

La Fiscalía Superior de Andalucía ha interpuesto una querella criminal contra Francisco Serrano, diputado de Vox en el Parlamento autonómico, al considerar que existen indicios de fraude en la subvención de 2,5 millones de euros que su empresa Bio Wood Niebla recibió del Gobierno en 2016.

En el escrito que ha presentado este miércoles ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el Ministerio Público señala que el delito está tipificado en el artículo 308 del Código Penal y la querella se formula ante el alto tribunal andaluz porque Serrano goza de la condición de aforado al ostentar el cargo de diputado del Parlamento autonómico.

También ha sido denunciado su socio en la empresa, según ha informado a Efe la Fiscalía.

Las diligencias de investigación penal se abrieron en noviembre del 2019 por la Fiscalía de Sevilla y fueron remitidas a la Fiscalía Superior el pasado 10 de junio al apreciar indicios de delito y ser uno de los investigados miembro aforado.

La primera denuncia fue presentada por la asociación de consumidores Facua y después hubo otra del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Bio Wood Niebla fue constituida por Serrano y su socio en marzo del 2016 para la fabricación de pellets en Niebla (Huelva), aunque no aportaron capital sino maquinaria diversa para su funcionamiento que quedó inscrita en el momento de su creación.

A continuación solicitaron una ayuda del Ministerio a cargo del programa Reindus que les fue concedida en noviembre del 2016 a través de un préstamo de 2.489.000 euros.

Según la investigación practicada por la Fiscalía, "no consta la realización del proyecto para el que se solicitó la ayuda ni el reintegro del préstamo".

La Fiscalía considera que "en principio" son objeto de la querella los dos socios fundadores de la mercantil, "sin perjuicio de que pueda ampliarse a más personas por parte del TSJA".

El origen de la denuncia data del 10 de octubre del año pasado, cuando Facua informó de que Hacienda había reclamado la devolución de los 2,5 millones que había recibido Biowood.

Serrano dio su versión de los hechos en las redes sociales y recordó que la empresa se constituyó en 2016 para montar "una fábrica de pellets para calderas de biomasa" y que él fue su administrador "entre abril de 2016 y el 4 de octubre de 2017".

"En el momento de constituirse se aportan dos máquinas" que fueron entregadas por el otro socio, "quien tenía sociedades en materia de biomasa", prosiguió el líder de Vox.

"La idea era que cada uno aportara el 50 %" y el socio "aportó facturas proforma referentes a esa maquinaria, lo cual es requisito para pedir el crédito al Ministerio", una documentación que Serrano consideró "suficiente".

"El crédito, que no subvención, fue concedido y al interesarme por la situación de la maquinaria me explicaron que no se había podido adquirir", continuó.

Serrano contó que eso suscitó su "falta de confianza" en el proyecto, a lo que sumó que había sufragado "todos los gastos" que generó Biowood desde su constitución "sin tomar decisión alguna".

De hecho, agregó, había denunciado a ese exsocio y un gerente de su propio despacho, "que fue el promotor e ideólogo" del proyecto.

"Tengo la conciencia muy tranquila. No he visto ni un solo euro del crédito y mucho menos tengo responsabilidad alguna con que no haya sido devuelto en los plazos marcados", sentenció.