EFESevilla

El Gobierno andaluz ha iniciado el cambio de modelo de gestión pública socialista en los entes instrumentales con modificaciones en la estructura de la Agencia de Instituciones Culturales, que incluye la reorganización de sus trabajadores sin descartar futuros despidos.

La consejera de Cultura, Patricia del Pozo, ha precisado que no está en condiciones de decir si van o no a despedir personal "porque son cuestiones extremadamente serias" y "hay que esperar a ver cómo evoluciona" la Agencia de Instituciones Culturales con la nueva estructura antes de tomar decisiones.

Se trata de una agencia con 483 empleados y 24 millones de presupuesto, de los que 18 millones se dedican a pagar nóminas, cinco millones a gastos generales de funcionamiento y un millón para la acción cultural en toda Andalucía.

Esto "escenifica el modelo de gestión socialista en todos los casos" de entes instrumentales de la Junta y la prioridad del nuevo gobierno del PP y Ciudadanos es "cambiar la forma de entender la gestión pública", ha explicado el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Ha avanzado que analizarán en profundidad los entes instrumentales y ha precisado que esto "no conlleva necesariamente despidos, pero hay que hacerlos eficaces".

La consejera de Cultura y Patrimonio ha indicado que la modificación de la estructura de la Agencia de Instituciones Culturales es consecuencia directa de la auditoría de intervención de once entes instrumentales ordenada por el Ejecutivo al inicio de su mandato.

La conclusión es que la Agencia de Instituciones Culturales estaba "muy desorganizada", ya que la mayoría de las disciplinas culturales dependían de una sola dirección, y al mismo tiempo existían direcciones sin apenas contenido, y como ejemplo ha puesto que un programa con un presupuesto de 27.00 euros lo gestionaban siete personas.

También han detectado "prácticas financieras no adecuadas" en materia de subvenciones, que "se han cortado de raíz", aunque se mantendrá la partida de más de dos millones para subvenciones y se garantiza que no se destina más del 20 % a gastos de estructura.

Y han empezado a reorganizar al personal en las nuevas direcciones y, en este sentido, ha asegurado que "todos van a tener sus funciones y hay que esperar a los próximos meses para saber con exactitud qué otras medidas hay que tomar".

El cambio de los estatutos de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales afecta a dos unidades: la Dirección de Programas de Fotografía pasa a ser la Dirección de Artes Visuales y la Dirección del Instituto Andaluz de Promoción Cultural se convierte en la Dirección de Música y Artes Escénicas.

En el caso de la nueva Dirección de Artes Visuales, el cambio responde a la necesidad de identificar a esta unidad con la realización no sólo de los programas de fotografía sino también con otras manifestaciones comprendidas en las artes visuales, como el dibujo, la pintura o expresiones artísticas más actuales como el denominado arte de acción.

Por su parte, la Dirección del Instituto Andaluz de Promoción Cultural se convierte en la Dirección de Música y Artes Escénicas.

De esta forma, el nuevo organigrama "marca claramente" las competencias y líneas de acción del ente público, dotándolo de mejor operatividad y eficiencia, tanto en su funcionamiento interno como en la relación con los agentes culturales y ciudadanos.

Al mismo tiempo, se consigue que las disciplinas culturales dependan directamente de direcciones con sus competencias naturales.

Así, existirán direcciones, con claras líneas de actuación, para el Centro Andaluz de las Letras, el Instituto Andaluz del Flamenco, Música-Artes Escénicas y el Centro de Artes Visuales.

Este último, además, se dotará de más competencias con la ampliación de los programas de fotografía con el objetivo de dar mayor importancia a un sector de la cultura hasta ahora casi olvidado por la Agencia.