EFESevilla

El Gobierno andaluz aprobará mañana llevar a la justicia la desaparición de los archivos del Consejo de Gobierno de un convenio "clave" sobre una ayuda concedida en 1999 a la empresa Cárnicas Molina, por la que la Fiscalía pide imputar al expresidente Manuel Chaves y al exconsejero Gaspar Zarrías.

Mañana se dará traslado a los servicios jurídicos de la Junta para que decidan la vía judicial más adecuada para denunciar la desaparición "del convenio clave", según ha anunciado el presidente, Juanma Moreno, en un desayuno organizado por Europa Press.

Este convenio de hace veinte años, que sí fue al Consejo de Gobierno, fue solicitado en las diligencias previas de los ERE y durante el juicio, pero la Junta insistió en que no existía.

En enero de este año, después de las elecciones autonómicas, el director del Instituto del Fomento de Andalucía (IFA) dijo que había aparecido y lo mandó al juzgado.

El Gobierno actual de PP y Cs ha constatado que ese asunto aparece en el orden del día del Consejo de Gobierno del 2 de diciembre de 1999, pero el documento no está en el acta de esa reunión.

Moreno ha admitido que les ha sorprendido mucho que "alguien" estuvo "ocultando durante años" un documento que ahora "implica" a Chaves y Zarrías, ya que la Junta decía "que no existía".

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado un escrito en el juzgado de Instrucción número 6 en el que pide que sean citados a declarar como investigados el expresidente Manuel Chaves y el exconsejero de la Presidencia Gaspar Zarrías por este préstamo de 3,7 millones, ha avanzado este lunes Diario de Sevilla.

Sobre la decisión de la Fiscalía, Moreno ha recordado que "queda mucho por llegar" porque hay muchas piezas abiertas, por lo que "es un caso de dos legislaturas".

En cuanto a la recuperación de fondos, el presidente ha insistido en que la voluntad es "recuperar todo lo posible", pero ha admitido la dificultad para reclamar las cantidades.

También se ha referido a la petición de reprobación de los expresidentes socialistas, a lo que ha dicho que Chaves y Griñán "ya están reprobados desde el punto de vista social y judicial", pero es algo que tendrán que analizar en el grupo parlamentario.