EFESevilla

El informe de Fiscalización de la Cuenta General de 2018, último año que gobernó el PSOE en Andalucía, ha constatado un "mantenimiento o fortalecimiento de la situación financiera de las cuentas de la Junta" y también el incumplimiento de los compromisos de estabilidad presupuestaria respecto a la regla de gasto, el déficit y la deuda pública.

El estudio de la Cámara de Cuentas, entregado este martes a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, recoge una "evolución positiva" de variables que evidencian el fortalecimiento de las cuentas, como la "mejora en las magnitudes que componen el estado del resultado presupuestario consolidado, excepto el superávit de financiación, que disminuye".

También destaca "la existencia aún de una serie de debilidades que habría que corregir para conseguir una mayor sostenibilidad de las cuentas públicas", y constata que en 2018 se incumplieron "todos los compromisos de estabilidad presupuestaria".

Así, hubo una variación del gasto 5,8 % frente al 2,4 % fijada; en el objetivo de déficit se llegó al 0,51 % del PIB frente al límite establecido del 0,40 %; y en la deuda pública, Andalucía incumplió con el objetivo fijado del 22 % del PIB porque alcanzó el 22,1 %, según la Cámara de Cuentas.

Entre las magnitudes que "avalan una mejora de la situación financiera", el informe destaca el saldo no financiero, que pasa de -554,89 millones de euros en 2017 a -126,75; el resultado presupuestario: -61,72 millones de euros (-330,27 millones el año anterior); el saldo presupuestario: 853,75 millones frente a 655 en 2017; y el superávit de financiación, que es de 708 millones, cifra que en 2017 fue de 801,65 millones.

También resalta que el remanente de tesorería no afectado consolidado presenta signo positivo por segundo año consecutivo; el incremento en los derechos reconocidos (34.818 millones) y en la recaudación neta (33.542 millones) consolidados; y el mantenimiento de un alto grado de ejecución de gasto (93,27 %) y aumento del grado de pago (97,62 %).

El informe subraya, entre las magnitudes positivas, la mejora en el grado de ejecución de ingresos (96,31 %)y mantenimiento del grado de recaudación (96,34 %); el periodo medio de pago (22 días, la tercera mejor comunidad del país);y el cumplimiento del periodo legal de pago (30 días).

La Cámara indica que los libramientos pendientes de justificar han disminuido 441 millones respecto al ejercicio anterior (22,8% menos); y considera positiva la evolución del número de entidades públicas empresariales, que en 2018 son 129, 58 menos que en 2012.

Otros aspectos positivos de las cuentas son una mejora en el resultado de las entidades públicas empresariales, que se sitúa en 2018 en 20,32 millones cuando en 2017 fue de 12,05 millones; y la disminución de la diferencia entre los saldos por obligaciones pendientes de la Junta de Andalucía a favor de las entidades públicas empresariales con los derechos pendientes de cobro de éstas últimas.

La Cámara subraya la disminución de las deudas de las entidades públicas empresariales en un 3,38 % respecto del ejercicio anterior hasta situarse en 4.446 millones de euros, 155,42 millones menos que un año antes.

Como cuestiones a mejorar, el informe recoge un incremento en el saldo de la cuenta 413 “Acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto” en un 39 %; que sigue pendiente la liquidación del sistema de financiación de 2008 y 2009, que ascienden a 2.900 millones; y el incremento del endeudamiento en un 2,8 % respecto del ejercicio anterior.

Además, critica que el 75,31 % de las entidades de la Junta de Andalucía no disponían en 2018 de política de seguridad TIC y considera que "el grado de integración del enfoque de género en el proceso de presupuestación en la Comunidad Autónoma andaluza aún no puede considerarse satisfactorio".