EFESevilla

El líder de Ciudadanos en Andalucía y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha descartado este martes que exista crisis en el proyecto político de su partido y ha enmarcado las dimisiones en la Ejecutiva en "la normalidad democrática con la que se deben tomar las decisiones".

"En un proyecto político entra quien quiere entrar y se marcha quien quiere salir, sin ningún problema", ha dicho Marín a los periodistas tras las salidas de la dirección nacional de Ciudadanos de su responsable económico, Toni Roldán, y del eurodiputado Javier Nart.

El responsable andaluz de la formación naranja ha mostrado su "máximo respeto" a la decisión de ambos, a quienes ha agradecido su trabajo durante estos años a la vez que ha garantizado que Cs "va a seguir con los compromisos adquiridos" y ha recordado que "se dijo en campaña que no se apoyaría un gobierno del PSOE y se mantiene".

"Han tomado una decisión porque no están de acuerdo con una posición del partido que se tomó por unanimidad, también con sus dos votos favorables, hace apenas un mes", ha precisado Marín, que ha insistido: "No hemos cambiado ni un milímetro nuestra posición, quien ha cambiado han sido otros".

Ha destacado que en la Ejecutiva de Ciudadanos "se votan las cosas por mayoría, y en este caso ha habido 24 miembros a favor de una posición y cuatro que no", para concluir que "esto es una democracia, y en democracia las cosas se votan".

Tras asegurar que no está "en absoluto" preocupado por que pueda haber más dimisiones, el líder regional de Cs ha puesto como ejemplo que "si en Andalucía se ha podido cumplir con los compromisos de regeneración y reformas que se están llevando a cabo es porque cumplimos con lo que dijimos, que no haríamos presidenta a Díaz".

"Ciudadanos ha adquirido unos compromisos que va a mantener: no vamos a hacer presidente a Pedro Sánchez, un señor que ha querido formar gobierno con Bildu, ERC y los que quieren romper este país, lo hemos dicho por activa y por pasiva", ha reiterado.

Ha rechazado que se haya producido un giro a la derecha en su partido, que "está donde tiene que estar, en el centro político", y ha mostrado su deseo de que estas decisiones "se lleven con la normalidad que en cualquier proyecto político tiene que haber cuando alguien decide voluntariamente apostar por él y también decide voluntariamente marcharse".