EFEBurgos

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha insistido hoy en un mitin en Burgos en que la "época de la política del chanchullo y los chiringuitos de este país se han terminado" y ha asegurado que su partido va a hacer "política de infantería" en los próximos comicios.

Ortega Smith ha asegurado que lo ocurrido en las elecciones andaluzas no es más que "un mensaje" de lo que va a suceder en los Ayuntamientos, las comunidades autónomas y en el propio Gobierno central, donde va a llegar Vox, ha indicado, "con la intención de transformar el país de arriba abajo".

Al respecto, ha prometido que los representantes de Vox que consigan un puesto en las diferentes instituciones "pisarán el terreno preocupándose por los problemas reales de los españoles", al tiempo que ha señalado que "no tendremos chófer ni haremos comilonas, sino que iremos en taxi particular y pagaremos menús del día".

Durante el mitin, ha reconocido que ha "disfrutado" de las negociaciones con el PP en Andalucía porque, a pesar de haber sido "largas y duras en algunos momentos", han hecho saber a los partidos que Vox ha venido "a terminar con las subvenciones y con los asesores", algo que han demostrado, ha subrayado, "consiguiendo doce diputados con apenas 150.000 euros de presupuesto de campaña".

El número dos de Vox ha añadido que quieren tener la mayoría absoluta "en todas las instituciones" y "no solo un puñado de diputados y concejales", tras lo cual ha recalcado que "la reconquista" ha empezado en Andalucía y seguirá en el resto del país porque, ha dicho: "hemos venido a cumplir con nuestro deber como españoles".

Según Ortega Smith, "España ha sido, es y será una gran nación que haremos aún más grande todos juntos".

El mitin de Vox, que se ha celebrado en el hotel NH La Merced de Burgos y al que han acudido varios centenares de personas, ha coincidido con la presentación en Burgos de Luis Tudanca como candidato del PSOE a la Junta de Castilla y León, un acto al que ha acudido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Ha lanzado a Pedro Sánchez, al que ha llamado "el okupa de La Moncloa", el mensaje de que "es un presidente ilegítimo, aunque sea legal, porque se apoya en los votos de separatistas-golpistas, proetarras y marxistas".

Por último, ha invitado a Sánchez a que llame a Susana Díez, la presidenta de Andalucía en funciones, para que le explique cómo "insultaban y se reían" durante la campaña de los dirigentes de Vox y "ahora tiene que hacer las maletas".