EFESevilla

El portavoz socialista de Hacienda en el Parlamento y delegado de universidades del PSOE de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, ha vaticinado que los presupuestos de la Junta para 2020 serán los últimos del actual Gobierno andaluz, al que ha calificado de “Gobierno bajo mínimos”.

En conferencia de prensa, De Arellano ha dicho que un análisis desde la perspectiva más técnica de estas cuentas “cae en los mismos defectos que el anterior”, sosteniendo que está “presidido por la improvisación, la estrategia propagandística que ha establecido este Gobierno, y son inadecuados para dar respuesta a la coyuntura económica”.

Para el portavoz socialista, el presupuesto “no asume sus responsabilidades en materia social, más cuando se vislumbra una ralentización de la economía”, mostrando "serias dudas de que tenga bajo control la gestión sanitaria, con un gasto sanitario desbocado, mientras no existen síntomas de que la ejecución de fondos europeos progrese”, porque “están bajo mínimos”.

Con estas cuentas, ha dicho, “dejan de pagar impuestos los más ricos y sube la presión fiscal a las clases trabajadoras”, porque “baja en 50 millones, un 11 %, la recaudación por sucesiones y herencias a las grandes fortunas, mientras suben un 9 % los impuestos sobre la renta de las clases medias”.

“Estamos ante un Gobierno bajo mínimos, a la deriva, con una gestión sanitaria cada vez más conflictiva”, ha incidido, para añadir que “cabe esperar un otoño y un invierno difíciles y un año próximo complicado”.

Para Ramírez de Arellano, “el Gobierno andaluz está muy alejado de la realidad, y las estimaciones han sido demasiado optimistas”, augurando que “han hecho un diagnóstico económico triunfalista”, y acusando a la Junta de aprovechar la ley de presupuesto “para modificar seis leyes de calado, hurtando el debate en el Parlamento".