EFESevilla

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, rechaza que pertenezca a ningún "bando" dentro de Ciudadanos y asegura que no le "interesan" los asuntos internos de su partido porque está centrada en gestionar un departamento que tiene un presupuesto de 2.500 millones de euros así como "muchísimos problemas y muchísima miseria y pobreza".

"No pertenezco a ningún bando, no entiendo de eso, además no me interesa en absoluto", enfatiza la consejera al ser cuestionada, en una entrevista con Efe, por si la están usando como "ariete" contra el líder de su formación en Andalucía y vicepresidente andaluz, Juan Marín.

Reitera que está preocupada por gestionar los problemas de "personas que no tienen ni para comer. De verdad, preocuparme de bandos, de la vieja política de sillones y a quien quito y a quien pongo, eso no está para nada en mi cabeza ni nunca lo va a estar".

Ruiz sostiene que después de treinta años dedicada a la educación y a trabajar con menores y con discapacitados, "acaba" de llegar a la política y lo que quiere es "trabajar por las personas, nada más".

Preguntada por si está alineada con los postulados del senador de Ciudadanos Fran Hervías frente a Marín, responde que no tiene relación con el parlamentario nacional, quien como secretario de organización de Ciudadanos fue el que "dispuso" las candidaturas para las elecciones de 2018, cuando ella fue cabeza de lista por Huelva, y tras lo cual le propusieron "desde Madrid" ser consejera en el Gobierno de coalición con el PP.

Tras un premio entregado a Ruiz por un colectivo "trans", Hervías comentó en una red social que ese reconocimiento se basaba en el trabajo de dirigentes del Instituto Andaluz de la Juventud que habían sido "purgados" después de que este departamento fuera traspasado durante el verano desde Asuntos Sociales a Empleo.

En este sentido, Ruiz se ha limitado a afirmar que los responsables de Empleo tienen la "potestad" de hacer los cambios que estimen oportunos y espera que los nuevos responsables de este Instituto sean "igual de competentes que los que estaban antes", cuando los nombró ella.

También rechaza que se haya postulado "ni ahora ni nunca" para ser candidata a la Junta de Andalucía por Ciudadanos, eso es "política ficción", y añade que le gustaría seguir como consejera en el próximo mandato, "no por ambición personal", sino para acabar con los numerosos objetivos que se ha marcado, algunos de los cuales han sufrido un "parón" por la covid-19.

"Estoy al servicio de mi partido. Si tengo que ir otra vez al Parlamento, voy; y si tengo que volver a mi trabajo, lo hago, porque tengo un trabajo", concluye Ruiz, que antes de entrar en política era directora de un instituto público.

La consejera admite que añora a Albert Rivera, que apostó por ella y al que califica como un "líder con carisma de los que no se dan en mucho tiempo", y considera que su ausencia al frente de Ciudadanos no le perjudicará en su proyección política porque está "bien valorada" en su partido gracias a su labor en la consejería.

Respecto a la petición de dimisión de Sergio Romero como portavoz parlamentario de Ciudadanos realizada la semana pasada por cinco de los 21 diputados de la formación política, Ruiz asegura que no estuvo en esa reunión a la vez que pide "normalizar" que existan diferencias en los grupos políticos, igual que ocurre en todos los grupos humanos, y que se llegue a soluciones tras dialogar y hablar las diferencias.

A pesar de que la última encuesta andaluza recoge un descenso de hasta ocho diputados en Ciudadanos, que logró 21 en las elecciones pasadas, Ruiz se muestra convencida de que en lo que resta de legislatura la formación naranja subirá en tendencia de voto porque será percibida como "el partido de las políticas útiles, de la moderación y del centro".

A esa estrategia cree que contribuye la dirigente nacional de Cs, Inés Arrimadas, "la segunda líder más valorada del país", y su actividad política, que califica como "muy sincera y honesta" y que incluye un ofrecimiento a Pedro Sánchez para pactar unos presupuestos.

Ese acercamiento al presidente socialista "en absoluto" afecta al pacto entre Cs y el PP en Andalucía, según Ruiz, quien sostiene que los consejeros de ambos partidos forman "un búnker muy compacto", que es la "envidia" de otras comunidades que gobiernan en coalición y cuyos miembros se "han unido aún más" con la pandemia de coronavirus.

"Este Gobierno debe durar muchos años, es el que Andalucía necesita", resalta la consejera, que también rechaza que le perjudique al Gobierno andaluz de coalición el inminente pacto entre Cs y PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla y defiende el fin de "gobiernos unitarios" porque vaticina que en el futuro la mayoría serán entre varios partidos.

Manuel Rus