EFEValencia

La expresidenta andaluza Susana Díaz ha acudido este sábado a la inauguración oficial del 40 Congreso Federal del PSOE tras hablar por teléfono con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre su asistencia: "A él le alegra que yo esté aquí, y a mí me alegra que él se alegre de que esté aquí".

Díaz se enfrentó a Sánchez en las primarias previas al anterior Congreso Federal, en 2017, y acaba de ser derrotada por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en el proceso para elegir al secretario general del PSOE en Andalucía.

Sin embargo, en declaraciones a los medios a su llegada al Congreso Federal, ha dicho que ha acudido a este cónclave, que tiene lugar del 15 al 17 de octubre en Valencia, para participar en esta nueva etapa de unidad en el partido.

Según ha revelado, habló por teléfono hace alrededor de una semana con el presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, aunque no ha concretado quién llamó a quién.

En la conversación, comentaron que se verían en Valencia porque estaba "bien que estuvieran todos aquí" y era "muy importante que el PSOE estuviera unido".

"Si necesita que esté aquí, soy la primera que estoy", ha dicho.

Preguntada si cree que Sánchez a sido generoso con ella, ha respondido que lo que quiere es que "sea generoso con España y el PSOE".

"Lo voy a ayudar siempre, a veces he estado de acuerdo, a veces no, pero quien entiende la política como una vocación lo vive así", ha sostenido.

Sobre la crisis del PSOE de 2016 que acabó con la dimisión de Sánchez como secretario general tras su negativa a apoyar la investidura de Mariano Rajoy (PP) como presidente del Gobierno, ha dicho que esa etapa "ya pasó", aunque ha reconocido que fue "un proceso difícil" en el que "se enfrentó mucho a los compañeros y se dividió mucho al partido". Ahora, ha apuntado, "la gente merece que el partido esté unido".

"Nos necesitamos unidos, siempre que esté en mi mano voy a ayudar para esa unidad", ha declarado Díaz, que asegura que va a ayudar a Juan Espadas "siempre".

Por otro lado, ha agradecido la asistencia este sábado en el Congreso de los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, que son "un lujo para el PSOE y para España".