EFEMadrid

Vox ha comenzado a evidenciar grietas en las relaciones con el PP en las comunidades autónomas y, si bien está convencido de que en Andalucía están más que blindadas, la situación es complicada en Madrid y aún peor en Murcia, donde los de Santiago Abascal fueron primera fuerza política en las elecciones del 10N.

Así lo ha transmitido el portavoz de Vox al Congreso, Iván Espinosa, en una conversación informal con los periodistas después del acto de conmemoración de la Constitución, en la que ha achacado las diferencias que van surgiendo entre ambos partidos a que los populares no acaban de entender que son complementarios y que suman más por separado.

"En Andalucía bien", ha respondido al ser preguntado por si esas diferencias pueden poner en riesgo los apoyos de su partido al PP en algunas comunidades.

Espinosa ha dado por segura la aprobación de los presupuestos autonómicos elaborados por el Gobierno de Juan Manuel Moreno.

Cree que el día a día con los dirigentes del PP andaluz hace que la confianza entre ellos sea más estrecha que con los populares a nivel nacional o en otras comunidades que son, según ha dicho, menos independientes de la cúpula del partido.

En Madrid, las relaciones están tensas, pero no se da nada por descartado.

La portavoz en la Asamblea, Rocío Monasterio, que también ha hablado en un corrillo en el Congreso, no mantiene contactos con la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, al margen de los debates en el pleno.

Monasterio ha advertido a los periodistas de que si la popular quiere recabar su apoyo a los presupuestos deberá remitirles con antelación suficiente un borrador.

"No unas horas antes", ha recalcado la dirigente de Vox, que ha apuntado que, en cualquier caso, no hay ningún problema en que las cuentas sean prorrogadas.

En el Ayuntamiento de Madrid, la desconfianza entre ambos partidos se ha hecho patente en cuestiones como la lucha contra violencia de género, aunque el PP ha votado en contra del concejal y secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, por su actitud con una víctima.

Una decisión que pone de manifiesto que la relación está dañada pero no rota, como lo demuestra también que Vox no haya puesto, por ahora, demasiadas pegas al proyecto de presupuestos de José Luis Martínez Almeida.

La ruptura puede llegar en Murcia, donde, ha advertido Espinosa, Vox va a "reforzar" sus posiciones y, aunque no ha querido precisar en qué sentido, parece claro que hará valer que fue el partido más votado en la región el 10 de noviembre.

Para el portavoz de Vox, que ha ensalzado al presidente del PP, Pablo Casado, -"es el mejor", ha dicho tras saludarle-, los populares deben empezar a entender que ambos tienen hueco en la escena política nacional.

Ha explicado que Vox ya sumó a los votantes del PP que podía en las anteriores elecciones del 28 de abril y que su nicho de votos está en el PSOE, concretamente entre la clase obrera y la denominada España vacía.

Por eso, ha señalado que en la legislatura que acaba de comenzar con los dos partidos en la oposición, los diputados de Vox seguirán sus propias líneas de actuación, que "están muy claras".

"Nosotros, a nuestra bola", ha destacado Espinosa.