EFECórdoba

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha asegurado este sábado que "no hay peligro inminente" de una séptima ola de infecciones de coronavirus y ha apuntado que la situación actual es de "dientes de sierra", en alusión a las subidas y bajadas de la incidencia de la enfermedad.

En declaraciones a los periodistas, tras visitar un patio de Córdoba, Aguirre ha indicado que ayer bajó de forma "importante" la presión hospitalaria y "no estamos empezando la séptima ola", ya que la variante actual que circula por Andalucía "es la misma" que en noviembre, por lo que "no hay peligro inminente" de una nueva ola de contagios.

Ha explicado que es una variante más contagiosa pero con una evolución clínica "más leve o menos grave", lo que motiva que los ingresos hospitalarios sean "más cortos" con un periodo de dos o tres días frente a los 7 u 8 de periodos anteriores.

Aún así, el consejero ha recordado que la región sigue en pandemia y, por tanto, es importante "seguir manteniendo la distancia", tratar de ser "menos efusivos" y "ponerse las mascarillas".

Asimismo, ha indicado que la presión hospitalaria está provocada por los mayores de 60 años, quienes van "perdiendo la inmunidad", ya que hace "más de seis meses" de la última dosis de la vacuna, por lo que Aguirre ha reclamado "una vez más" la cuarta inyección para los colectivos más vulnerables.

Por otro lado, ha expuesto que se ha incrementado la incidencia de gripe en la región, con una incidencia actual de 300 casos por 100.000 personas, y ha pedido las "mismas recomendaciones" de prevención que con el coronavirus.

Finalmente, el consejero ha recordado que fue el Gobierno de España el que "quitó la mascarilla" y que Andalucía "la sigue recomendando" en interiores, ya que "no podemos de forma obligatoria".