EFEParís

El grupo europeo Airbus ha reconocido este martes que la situación es "crítica" para el futuro de su planta de Puerto Real (Cádiz) para la que está buscando soluciones con los representantes de sus alrededor de 400 empleados y con las administraciones.

En vísperas de una reunión este miércoles de la dirección de la empresa con el comité europeo de los trabajadores, Airbus recuerda en una declaración enviada hoy a EFE que ya antes de que estallara la crisis del coronavirus su fábrica gaditana estaba en dificultades por el parón de la producción del avión gigante A380, que representaba una parte importante de su carga de trabajo.

Puerto Real se ocupaba de ciertas piezas, en particular los estabilizadores horizontales del A380 que Airbus decidió dejar de fabricar porque consideraba insuficiente la demanda para una aeronave tan grande (555 plazas en su versión estándar).

"El impacto de la crisis de la covid ha agravado seriamente la situación", según la compañía, que el año pasado tuvo que reducir la cadencia en sus cadenas de ensamblaje ante la petición de sus clientes de escalonar la recepción de nuevos aviones ante el parón del sector.

En ese contexto, la empresa explica que está "trabajando en soluciones de futuro a corto y largo plazo" y para eso está discutiendo con los representantes de la plantilla, así como con las administraciones "nacionales y locales".

A ese respecto, reconoce los esfuerzos de los empleados de Puerto Real "con la mejora continua y la excelencia industrial".

Es probable que Airbus haga algún tipo de comunicación al término del la reunión con el comité de empresa europeo, del que no se ha divulgado la agenda. Eso significa que oficialmente no se sabe si se abordará la situación de la fábrica gaditana.

En el plan de recorte de plantilla que la compañía presentó a comienzos del verano para hacer frente a la crisis del coronavirus, estaba previsto que en España se suprimieran 889 puestos de trabajo de los 12.600 existentes, 151 de ellos en Puerto Real.

Ese plan se está todavía negociando con los trabajadores para tratar de encontrar voluntarios que quieran acogerse a las diferentes propuestas como prejubilaciones, bajas incentivadas, periodos sabáticos o fórmulas de movilidad.

La inquietud por el futuro del complejo de Puerto Real ha dado lugar en los últimos días a movilizaciones y acciones por parte de los trabajadores de Airbus y de industrias auxiliares, así como de las administraciones de Cádiz.