EFESevilla

El Gobierno andaluz ha activado este martes un plan sanitario de contingencia que incluye una reserva de camas que se pondría en marcha en caso de que se llegara a 3.000 ingresados en los hospitales de la comunidad (actualmente hay 938).

El portavoz del Ejecutivo, Elías Bendodo, ha anunciado en rueda de prensa esta medida, que ha sido aprobada por el Gobierno tras el informe del Comité Director de Alertas, y ha garantizado que si la comunidad llegara a esos 3.000 ingresos el sistema tiene "capacidad holgada" para su asistencia.

Este plan incluye reserva de camas hospitalarias, de observación y UCI, y la disminución o suspensión de actividades sanitarias como las cirugías menores y consultas no oncológicas, siempre en caso de que se llegara a esa cifra, algo que no se alcanzó ni en el pico de la pandemia, cuando fueron 2.708.