EFESevilla

La compañía Cepsa creará 17.000 empleos e invertirá 5.000 millones de euros en Andalucía, casi el 60 por ciento de su inversión total prevista hasta 2030, lo que convertirá a esta región en un enclave estratégico para liderar la producción de hidrógeno verde y biocombustible.

El consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, ha presentado este miércoles las líneas estratégicas de este plan durante un encuentro informativo celebrado en Sevilla, organizado por Nueva Economía Forum, en el que ha destacado el carácter "estratégico e histórico" de esta apuesta.

Maarten Wetselaar, que fue presentado por el presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara, ha avanzado que en el segundo semestre de 2023 se empezarán a construir "múltiples" plantas de producción de hidrógeno verde y, en consecuencia, a generar puestos de trabajo, que se elevarán hasta 17.000 entre empleos directos (13.000) , indirectos e inducidos durante la construcción y operación de la vida útil de estos proyectos.

No obstante, las grandes inversiones tardarán tres años, que será cuando la compañía esté en disposición de producir cantidades importantes de energías limpias.

Cepsa, que actualmente es uno de los principales productores de hidrógeno en España, instalará plantas para la producción de hidrógeno verde en sus centros industriales andaluces, lo que le permitirá liderar en 2030 la producción de esta energía en España y Portugal, con una capacidad de 2 GW.

Wetselaar ha destacado que las instalaciones de Cepsa en Andalucía (Huelva y Campo de Gibraltar) cuentan con una ubicación favorable y presentan condiciones óptimas para el desarrollo de moléculas y electrones verdes, aunque ha señalado que todavía no se ha hecho una planificación de la inversión en las mismas.

Preguntado si tienen previsto vender las plantas químicas de Huelva y el Campo de Gibraltar, ha dicho que la compañía inició un proceso de reorientación estratégica y se ha decidido mantener esto negocio dentro de las empresas: "nuestro negocio químico va a ser más ecológico con el tiempo", ha asegurado.

El nuevo plan estratégico para 2030 'Positive Motion', prevé que el 70 por ciento del hidrógeno verde que produzca la compañía se destine a la descarbonización de sus clientes: las industrias adyacentes, el transporte por carretera y el transporte marítimo.

Sobre la posibilidad de disponer de los fondos europeos Next Generation, ha indicado que los fondos públicos "siempre ayudan" aunque ha asegurado que no es lo más importante: "Por supuesto que vamos a solicitar las ayudas, pero lo importante es diseñar bien la legislación" para llevar a cabo los proyectos.

En este punto, ha retado al Gobierno de España y a la Junta de Andalucía a abordar esta cuestión y "no esperar a que lo hagan los demás".

La compañía desarrollará una cartera de proyectos de energía solar y eólica con una capacidad de 7 GW -en Andalucía ya tiene 1 GW con conexión a la red-, y creará la mayor red de recarga eléctrica ultrarrápida en carretera.

Paralelamente, aspira a liderar en 2030 la producción de biocombustibles de segunda generación, con una producción de 2,5 millones de toneladas al año fomentando la economía circular.

En este ámbito, se convertirá en un proveedor de referencia de combustible sostenible para la aviación (SAF), con una producción anual de 800.000 millones de toneladas.

Todo ello se producirá en sus centros industriales de Andalucía, que se están transformando en biorrefinerías y en las que instalará nuevas unidades para procesar estos productos.

Asimismo, impulsará la demanda de hidrógeno verde en el transporte por carretera, para lo que se ha fijado la meta de establecer en 2030 una estación de repostaje cada 300 kilómetros, en los corredores que conectan España con Europa.

Las estaciones de servicio de Cepsa, con 280 establecimientos en Andalucía, se transformarán en espacios digitalizados que ofrecerán servicios de ultraconveniencia y restauración, parafarmacia, comercio electrónico, puntos de recogida de paquetería y servicio de lavado sostenible de vehículos.