EFEGranada

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) ha abonado 15,29 millones de euros por los daños que ocasionó en distintos municipios de la Vega de Granada el enjambre sísmico iniciado hace ahora un año, con lo que ha logrado gestionar desde entonces el 99,4 % de las casi 11.200 solicitudes registradas.

Alejandro Izuzquiza, director de Operaciones de este consorcio adscrito al Ministerio de Asuntos Económicos, ha informado a Efe de que los casos que todavía están pendientes de terminar son ya "residuales", que siguen llegando a pesar del tiempo transcurrido y que seguramente puedan ser objeto de denegación.

Según el balance facilitado a Efe por el Consorcio de Compensación de Seguros, la mayor cuantía se ha pagado a viviendas y comunidades de propietarios, que han recibido 13,58 millones de euros, seguidas de las destinadas a comercios y almacenes (1,48 millones), e industrias, oficina y vehículos.

Por municipios, Atarfe con 5,68 millones de euros, y Santa Fe, con 2,94 millones, han sido los que más cantidad de dinero han recibido por parte del CCS, seguidos por Granada capital, Maracena, Vegas del Genil, Las Gabias, Albolote, Cúllar Vega, Churriana de la Vega, Chauchina, Armilla, Pinos Puente, Peligros y Ogíjares, entre otros.

En la mitad de los casos el interlocutor para las solicitudes de indemnización ha sido el propio asegurado, además de un mediador de seguros (27 %) y la entidad aseguradora (23 %), mientras que la vía de entrada ha sido en un 61 % de los casos el teléfono gratuito de atención al cliente del Consorcio y en un 39 % su página web.

Las encuestas telefónicas a los asegurados indemnizados por el terremoto ponen de manifiesto las buenas valoraciones que han recibido el centro de atención telefónica, el perito de seguros, el plazo en el que se pagó la indemnización y el importe indemnizado.

"Estamos muy satisfechos con la relación que hemos mantenido con los asegurados y con el Colegio de Mediadores de Seguros de Granada. Nos hemos quedado con muy buen sabor de boca", ha indicado Izuzquiza.

Aunque los terremotos de mayor magnitud se registraron desde finales de enero de este mismo año, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) sitúa a principios de diciembre de 2020 el arranque del enjambre sísmico que ha llegado a sumar más de 3.000 temblores de entre 0,2 y 4,5 grados.

Hace ahora un año desde que se iniciara la serie de terremotos superficiales, con una profundidad menor de 10 kilómetros y de magnitudes mayoritariamente menores de 2,5.

Tras el temblor de 3,6 registrado por la Red Sísmica Nacional el 2 de diciembre de 2020, entre Atarfe y Santa Fe y que fue ampliamente sentido en numerosas localidades cercanas al epicentro, la serie se reactivó posteriormente a finales de enero de este año y desde el día 23 el Instituto Geográfico Nacional registró seis terremotos con magnitud superior a 4, cinco de ellos entre el 23 y 28 de enero, y el último de mayor magnitud (4,5), el pasado 12 de agosto con epicentro en la localidad de Cijuela.

La zona de Granada es una de las de mayor peligrosidad sísmica de la península Ibérica, en concreto en la vega se tiene constancia en el catálogo del IGN de terremotos de magnitudes moderadas, pero que han generado daños con intensidades máximas de VIII (gravemente dañino), como por ejemplo el terremoto ocurrido en 1438.

Más recientemente, en los siglos XIX y XX, ha habido diversas series sísmicas, siendo las más destacables por el número de terremotos catalogado y su magnitud máxima las de 1806-1807, 1826, 1910-1912, 1918, 1955-1956 y 1979, con duraciones en algunos casos de decenas de meses y magnitudes máximas de 5,5.