EFECádiz

Abdellah El Haj, conocido como el "Messi del hachís" y considerado uno de los mayores narcotraficantes del Campo de Gibraltar, ha anunciado en una carta su intención de desaparecer durante "un tiempo" porque "la enorme presión policial" a la que dice estar sometido le resulta "insoportable".

Fuentes de la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar han indicado a Efe que el "Messi del hachís" lleva al menos dos días sin comparecer ante el juzgado, ante el que tiene la obligación de presentarse diariamente.

Esta fue una de las condiciones, junto con el pago de una fianza de 80.000 euros, por las que este marroquí afincado en el Campo de Gibraltar había quedado en libertad provisional en noviembre de 2017 a la espera de un juicio que aún no tiene fecha y en el que se le acusa de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a banda organizada,

Abdellah El Haj envió anoche a través de sus abogados un comunicado al diario Europa Sur donde explica su decisión.

"Comunico mi decisión de desaparecer por un tiempo, por tener verdadero miedo por mi integridad y la de mi familia. Todo ello a causa de la enorme presión policial a la que estoy siendo sometido, que en los últimos tiempos se ha convertido en insoportable; impidiéndome desarrollar una vida normal", explica en el comunicado que publica el diario del grupo Joly.

En él dice: "cada vez que salgo de mi casa, los seguimientos policiales son cada vez más implacables, hasta el punto de que la semana pasada en Madrid, al salir de la estación de Atocha, fui objeto de una verdadera encerrona de coches siguiéndome hasta el hotel donde me hospedé con mi familia; donde sufrí acoso físico, en presencia de mi familia, temiendo por mi integridad, hasta el punto de que tuvo que intervenir la seguridad del hotel".

"Todos mis movimientos son sometidos a una implacable fiscalización policial, mi familia es igualmente acosada...... Cada vez que salgo de mi domicilio tengo el temor de sufrir una detención injusta y arbitraria, porque me consta que se están pergeñando en mi contra diligencias policiales sin base alguna, con el único propósito de colgarse medallas por la detención del por ellos denominado el Messi de Algeciras, con fines meramente propagandísticos, que buscan la pena de telediario sin base probatoria alguna, añade en la carta.

Asegura que su "estabilidad emocional" se ha visto "seriamente deteriorada" y que precisa "ayuda médica".

"No puedo educar a mis hijos en un ambiente de opresión de esta magnitud, ni quiero que sufran las consecuencias de una injusticia que ellos no merecen. Soy un chico normal, que no he hecho jamás daño a nadie, al menos no de forma intencionada y directa, y he pedido perdón por mis errores. Ahora solo necesito tranquilidad y cuidarme de la depresión a la que me ha conducido la enorme presión policial a la que me veo tan injustamente sometido", añade.

Las fuentes de la lucha contra el narcotráfico señalan que el juzgado activará un protocolo en su búsqueda cuando compruebe que el "Messi del hachís" no ha comparecido en ningún juzgado español tal y como tiene obligación de hacer.

Las fuerzas de seguridad han emprendido en las últimas semanas una intensa ofensiva contra las redes de narcotráfico en el Campo de Gibraltar.

El pasado mes de enero hubo una amplia redada en la que fueron detenidas 17 personas considerados los "herederos" de la trama que lideraba Abdellah El Haj.

Entre los detenidos estaba Emilio José Mazuelo, alias Emilio el Moro, considerado la "mano derecha" del "Messi del hachís", el hombre que se encargaba de supervisar las entregas, desembarcos y el almacenamiento de los alijos.