EFESevilla

El PP ha denunciado hoy que se pagaron servicios de un club de alterne de Sevilla con "tarjetas black" de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), "en el seno" de la Junta de Andalucía, además de otros gastos como comidas, alojamientos e incluso reparaciones de vehículos.

La vicesecretaria de Sociedad del Bienestar del PP-A, Ana Mestre, ha realizado hoy esta denuncia basándose en la declaración que tomó la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil al propietario de un club de alterne de la capital sevillana, en el marco de las diligencias sobre el caso de los cursos de formación, acta que después se incorporó a la pieza separada de la Faffe.

"La Guardia Civil no llama a cualquier empresario a declarar, lo hace por algún motivo, porque tiene indicios", ha indicado Mestre, quien ha hecho hincapié en que "la desgraciada realidad" es que "las tarjetas black de la Junta se usaron para pagar servicios de un club de alterne".

Ha exigido a Díaz que dé explicaciones sobre este asunto y que diga cuántas "VISA opacas" hay, quiénes las han usado, qué movimientos han tenido y qué se ha pagado con ellas.

El acta de declaración que tomó la Guardia Civil al propietario de este establecimiento recoge un breve interrogatorio sobre el tipo de servicio que se prestaba, sobre el uso de terminales electrónicos (TPV) para abonar los servicios ofertados y sobre las circunstancias en las que se realizaban anulaciones o devoluciones de esos pagos.

Mestre ha lamentado el "sonrojo" que supone esta circunstancia y ha urgido al Gobierno andaluz a aclarar "qué está sucediendo" porque "se han utilizado fondos públicos todavía no sabemos para qué".

Ha subrayado que si la investigación sigue "esta senda" son los andaluces los que estarían sufragando "las corruptelas del PSOE" y de los altos cargos del Ejecutivo autonómico.

La dirigente del PP-A ha puesto en duda "si hay más" y ha aludido también a las declaraciones de varios trabajadores de la Faffe que confirman la existencia de esas "tarjetas black".

Además, una directora técnica declaró que había gastos en comidas, alojamientos e incluso reparaciones de vehículos, a la vez que reconoce que hubo "algún error" que se tuvo que reclamar, por importe de más de 500 euros.

El exdirector de la Faffe, Fernando Villén, era una de las personas que habría dispuesto de estas tarjetas, según las declaraciones.

"Nos parece todo muy raro, quizás ahí está la clave de que Susana Díaz no pueda dar explicaciones", ha señalado Mestre, quien también ha denunciado el retraso de la Junta en responder al juzgado sobre los movimientos de caja de la Faffe.