EFEMálaga

En un mundo digital, la ciberseguridad es uno de los retos que afrontan empresas y administraciones, que han alineado sus esfuerzos en Andalucía por situar a la región como referente en esta materia, una palanca para diversificar la economía para la que son claves la formación y la investigación.

Representantes de la administración pública, profesionales y empresas del sector tecnológico participan hasta el próximo viernes en el primer Congreso de Ciberseguridad de Andalucía, un encuentro en el que se ha presentado la estrategia andaluza y varios expertos han aportado su visión en torno a este desafío y la necesidad de protegerse ante ciberataques.

La guerra en Ucrania también ha planeado sobre el evento, pues ha convertido la ciberseguridad en un asunto "candente" porque es "un elemento geopolítico también", ha apuntado la directora de Sociedad Digital, Confianza y Ciberseguridad en la Comisión Europea, Lorena Boix, que ha reclamado "estar preparados siempre, no solamente en el contexto actual".

La ciberseguridad implica "una de las amenazas más reales y visibles de nuestro tiempo", ha señalado el viceconsejero de la Presidencia, Antonio Sanz, que ha recalcado que "la transformación digital y la ciberseguridad tienen que ir de la mano".

Los retos en la materia han evolucionado conforme han crecido las amenazas, recuerda el ingeniero de Google Bernardo Quintero, cuyo antivirus casero detectaba seis o siete virus en 1992, frente a los 2,5 millones de ficheros al día, de los que más de 500.000 son malware nuevos, que detecta VirusTotal, empresa que fundó en 2004.

La parte "positiva" es que cuando empezó en internet el tráfico prácticamente no era cifrado, en 2015 ya lo era un 40 por ciento, y a día de hoy, está en un 95 por ciento, ha señalado Quintero, que ha pasado de "proteger" ordenadores a las personas por la importancia de la identidad digital, ha subrayado.

Varios de los ponentes han coincidido en destacar la importancia de la formación y la atracción de talento para que Andalucía se convierta en un referente en ciberseguridad, un camino de largo recorrido en el que ven fundamental la colaboración público-privada.

Quintero apuesta por iniciar la formación en Primaria, "no porque en el futuro todos vayan a ser programadores", sino porque es un contenido transversal, "como el inglés de hace un montón de años", y ha animado a que los "consumidores" digitales pasen al "rol de creadores de tecnología", un caldo de cultivo del que espera que "salgan muchos emprendedores".

El rector de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, Francisco Oliva, está convencido de que Andalucía está ante una "oportunidad histórica" para diversificar su economía y no ser "tan dependiente" del turismo".

Para ello, apuesta por la formación "desde los colegios", el aprendizaje continuo sobre novedades tecnológicas, el refuerzo de la I+D en las universidades y la protección del usuario para "crear confianza".

El jefe de Relaciones Institucionales y Estrategia del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), Miguel Ángel Cañada, ha opinado que Andalucía tiene "por población, ubicación, recursos y conocimiento" las capacidades para desarrollar el ámbito digital, y la ha animado a atraer talento en un negocio donde "el factor de localización no es fundamental".

El jefe del departamento de Seguridad del Centro Criptológico Nacional, Javier Candau, ha dicho que en Andalucía "se han puesto ahora mismo las piezas para poder crecer muchísimo", ha animado a cuidar las iniciativas de compra pública innovadora, y ha elogiado el modelo del CERT (centro de respuesta a incidencias) andaluz.

El director gerente de la Agencia Digital de Andalucía, Raúl Jiménez, ha sostenido que la región cuenta con "los ingredientes" para posicionarse como una "gran industria de la ciberseguridad" y ha explicado las principales líneas de la estrategia andaluza, que abarca el impulso de la formación, financiación, cooperación y promoción.

Dentro de este ecosistema, Málaga destaca como sede de la Agencia Digital de Andalucía y del centro de ciberseguridad que Google tiene previsto abrir en 2023, que se unen a recientes iniciativas de colaboración público-privada para la innovación como el Instituto Ricardo Valle.