EFESevilla

La calidad ambiental y factores como el desempleo inciden más que el grado de urbanización en la mayor mortalidad en las zonas urbanas que en las rurales de Andalucía.

Esta es la principal conclusión de un estudio del Instituto de Economía, Geografía y Demografía y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que se publica en la revista 'Population, Space and Place', ha informado en un comunicado el CSIC.

Este estudio mide la influencia del medio urbano en la mortalidad y para ello ha desarrollado un índice de 'urbanicidad' basado en diversos indicadores del entorno urbano: densidad de población por sección censal, densidad de carreteras, superficie artificial y accesibilidad a servicios de salud.

Según el informe, las personas que residen en áreas con mayores niveles de desempleo, mayor presencia de hogares unipersonales y una elevada contaminación "se enfrentan a pequeñas, pero persistentes, desventajas en la supervivencia".

A pesar de que en las ciudades se tiene mayor acceso a recursos asistenciales, sociales y sanitarios, en igualdad de condiciones socio-económicas individuales y familiares, persiste "una sobremortalidad con respecto a las zonas rurales", explica Diego Ramiro, investigador del CSIC que ha co-dirigido el estudio.

Los resultados muestran que, además de las variables demográficas y socio-económicas individuales, las características del vecindario, como sus niveles de desempleo, la alta proporción de hogares unipersonales o la percepción de la contaminación y suciedad del barrio donde se reside, juegan un papel relevante para explicar las diferencias en mortalidad.

A estas conclusiones han llegado mediante el uso de datos a nivel individual vinculados y georreferenciados proporcionados por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, y este estudio se ha realizado dentro del proyecto LONGPOP de la Unión Europea.