EFESevilla

La entidad social de la Iglesia Cáritas atendió en Andalucía a más de 5.600 personas sin hogar durante 2019 con una inversión de unos cinco millones y ha constatado un incremento del 50 % en la demanda de atención desde que comenzó la pandemia en vivienda y en necesidades básicas.

Con motivo de la celebración del Día de las Personas Sin Hogar el 25 de octubre, Cáritas ha presentado en rueda de prensa la campaña de sensibilización y denuncia en defensa de este colectivo, que tiene como lema "No tener casa mata" para llamar la atención a los poderes públicos de los efectos de la falta de vivienda.

En este sentido, el presidente regional, Mariano Pérez de Ayala, ha pedido las administraciones una política de construcción de vivienda social, ya que en Andalucía no se llega a la media de 0,5 viviendas sociales por cada cien habitantes y se sitúa en 0,9.

La acción de esta entidad social en Andalucía ha sido posible gracias a la colaboración de más de 900 voluntarios, al trabajo de138 personas contratadas y a una inversión de unos cinco millones para el mantenimiento de la red de centros, servicios y recursos.

De estos, un 53 % procede de fondos propios de las distintas Cáritas de Andalucía y un 47 % de fondos públicos, unas cifras que confirman no sólo el descenso por sexto año consecutivo de los fondos procedentes de la Junta sino el "esfuerzo y compromiso de la institución con este colectivo", que ha aumentado en 2019 su inversión en un millón de euros con respecto al año anterior, ha explicado.

Aunque existen varios perfiles, la imagen aproximada de la persona que habitualmente se encuentra en situación de sin hogar en Andalucía es un hombre español, soltero o viudo, de entre 36 y 60 años, con estudios primarios y que lleva más de dos años viviendo en la calle y en el 21 % de los casos, más de 5 años.

Cáritas ofrece 440 plazas en los centros sociales albergues, comedores y viviendas con los que cuenta en Andalucía. EFE

avl