EFESevilla

La economía andaluza decreció un 16,9 por ciento en el segundo trimestre respecto a los tres primeros meses del año, una cifra que representa la mayor caída trimestral de la serie histórica, pero que es 1,6 puntos mejor que la media nacional, que se situó en el 18,5 por ciento.

El crecimiento económico marca, por segundo trimestre consecutivo, la mayor caída trimestral registrada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), ha informado este martes en un comunicado la Consejería de Economía.

En el periodo que va de enero a marzo, el PIB andaluz se contrajo un 4,2 por ciento, tras la última revisión del IECA.

En comparación con el mismo trimestre del año pasado, el PIB andaluz bajó un 20,7 por ciento frente al 22,1 por ciento a nivel nacional, lo que Economía liga a un mejor comportamiento de las actividades industriales en los datos parciales, ya que la evolución de la actividad del sector es superior a la de España en casi 4 puntos en lo que va del trimestre.

La economía andaluza también ha registrado un mejor comportamiento en consumo de cemento (indicador de la marcha del sector de la construcción) y en el número de horas trabajadas que ofrece la Encuesta de Población Activa (EPA).

En este caso, si bien la estimación del empleo en términos de ocupados es inferior en Andalucía que en España, en el dato de horas trabajadas, "más cercano al concepto de producción", la evolución es más favorable a Andalucía, según la Consejería.

La caída de las horas trabajadas en el sector de la construcción en la región, en términos interanuales, ha sido en torno a 3,5 puntos menos negativa a la registrada en el conjunto de España.

En el sector servicios, en la rama de turismo, financieras y actividades profesionales hay un crecimiento inferior al nacional, pero se ve compensado por un mejor comportamiento de la Administración Pública, Educación, Sanidad y las actividades inmobiliarias.

Debido al mayor peso que estas actividades tienen en la economía andaluza, el dato es algo más favorable que la media española.

Hasta mediados de marzo de este año, la economía andaluza presentaba signos de moderación, estimándose un crecimiento del PIB algo inferior al del año 2019, en torno al 1,5 por ciento, pero en cualquier caso superior al del conjunto de la Zona Euro.

La Consejería ha asegurado que ese ritmo de avance hubiera permitido rebajar la tasa de paro regional del 20 por ciento y proseguir con la creación de empleo, hasta situarse la población ocupada próxima a los 3,2 millones de personas.

"El balance ponía de manifiesto que el PIB regional mantenía un dinamismo superior respecto de las economías española y europea", ha agregado la Consejería, que ha recordado que el escenario ha tenido que corregirse por la pandemia, "que han provocado una paralización de gran parte de las economías mundiales".